¿Qué motivo lleva a que la humanidad no haya vuelto a la Luna?

La Luna fue conquistada por astronautas de Estados Unidos hace décadas, pero desde el 72 no hemos vuelto a ella.

pisar la Luna

Desde el año 1972 ningún humano a vuelto a pisar la Luna. Es posible que os estéis preguntando cómo puede ser que esto sea verdad. ¿Si ya estuvimos en la Luna por qué no hemos vuelto? ¿es verdad que hayamos estado en la Luna en primera instancia? Porque todos hemos “oído cosas”. En general nos podríamos plantear muchas preguntas, teorías y datos que nos puedan llevar a entender el porqué de esa vuelta a la Luna. En cierto modo nos gustaría tener una información concreta sobre lo ocurrido y saber ya a qué nos estamos exponiendo.

Es decir, si realmente no hemos pisado la Luna, ¿nos lo puede confirmar algo? No nos vamos a deprimir de una manera excesiva. Las generaciones que vivieron ese mágico momento ya han visto pasar tanto tiempo que posiblemente no sufran la terrible realidad con tanto sufrimiento como si esto se hubiera anunciado hace años. Pero por compasión, alguien debería esclarecer lo que ocurre. La posibilidad de que en realidad no hayamos ido a la Luna es enorme. Todo lo relacionado con la película simulada de Stanley Kubrick siempre ha llamado mucho la atención.

Lo cierto es que la historia de Kubrick suena tan real y posible que es difícil no creérsela. Si conocemos la historia del gobierno americano y sus metidas de pata (como las de otros gobiernos, tampoco vamos a engañar a nadie), entenderemos que sería lógico que se hubiera falseado la misión del Apollo.

La situación política antes de llevar a cabo el viaje a la Luna original era tensa, el presidente que había apoyado el proyecto de una manera absoluta había fallecido y el país quería rendirle homenaje de una u otra manera. Era perfecto conseguir llevar a cabo el proyecto de pisar la Luna y ayudaría a que Estados Unidos marcara tendencias, logrando superar al gobierno ruso que también se encontraba intentando llevar a cabo este tipo de misión. Había demasiados beneficios de apostar la credibilidad del gobierno norteamericano falsificando el vídeo como para dejar pasar la oportunidad. Pero tal y como los astronautas implicados se han asegurado de confirmar a lo largo de los años, ellos estuvieron en la Luna y lo defienden a capa y espada.

viaje a la Luna original

Yo mismo tuve la oportunidad de hablar hace unos años con el astronauta Buzz Aldrin y la conversación no parecía artificial ni que estuviera basada en fruto de pensamientos imaginarios. Había auténtica pasión, recuerdos vivos y una serie de emociones que se transmitían en cada una de sus palabras. Si el aterrizaje en la Luna se había falseado y Buzz Aldrin no había estado en la Luna, tendrían que haber usado con él algún tipo de terapia de hipnosis y similar para poder transmitir ese tipo de autenticidad en sus palabras y sentimientos. Sino no es algo que tenga sentido.

Dicho esto, quede claro que nos mantenemos neutros en nuestra opinión. Suena raro que no hayamos vuelto a la Luna desde 1972, pero también suena raro que sea mentira que lo hiciéramos en ese momento. Así que no sabemos qué pensar exactamente. ¿Cuáles son los motivos exactos que se proporcionan para que entendamos por qué no se ha vuelto a la Luna desde entonces? En parte todo suena a un problema político y económico. En el momento en el que Estados Unidos consiguió realizar varios aterrizajes en la Luna se invirtió un volumen económico enorme para que el proyecto siguiera adelante. La NASA pasó a tener un especial protagonismo en el presupuesto del país, pero tras los logros de la Luna y de una serie de catástrofes, la importancia de la agencia espacial se fue reduciendo de una manera drástica. Lo ocurrido en el transbordador Challenger, que acabó con la vida de numerosos astronautas, redujo aún más el interés por permitir que la NASA siguiera adelante. Se le comenzaron a poner demasiados obstáculos que impidieron afrontar proyectos de envergadura. Y eso impidió que se repitieran este tipo de viajes que, más allá de impresionar al público, quizá no eran tan rentables.

Otro problema que se puso en la primera plana del apoyo a los proyectos del espacio era la pérdida de vidas y el riesgo que sufrían los astronautas. Aunque los propios especialistas criticaban que se les usara de excusa para evitar financiar los proyectos de la NASA, desde el gobierno afirmaban que era demasiado arriesgado someterse al riesgo de perder vidas humanas en este tipo de iniciativas. El tiempo fue pasando, los presidentes decidieron darle menos importancia al espacio y cada vez se veía más lejos la posibilidad de volver a la Luna. ¿Para qué hacerlo? ¿qué más había que hacer más allá de poner otra bandera? Llegó el turno de Obama y por un motivo u otro decidió que los recursos de la NASA se depositaran en Marte. Había cambiado el enfoque absoluto en los proyectos futuros de la organización. Era más rentable pensar en el planeta rojo y en sus distintas posibilidades que seguir concentrándose en el sueño romántico de pisar la Luna de nuevo. Otros países llegaron a la misma conclusión y también se centraron en Marte como forma de volver a competir y tener un interés emocionante en descubrir nuevos lugares inexplorados.

proyectos de la NASA

Ahora llega el turno de Donald Trump y por lo que ha comentado el polémico presidente, Estados Unidos quiere llegar a la Luna de nuevo. Pero el plan de Trump se asienta sobre una idea más consistente. No quiere que un grupo de astronautas vuelvan a pisar la Luna y pongan una bandera. Su intención es que los astronautas se queden durante largas temporadas en la superficie de la Luna y que se establezcan colonias. Otras agencias también buscan este mismo tipo de objetivo y hay quienes piensan en ello como una forma futura de llevar turistas a lo largo del espacio. Las previsiones indican que en unos pocos años visitar la Luna será lo más normal del mundo y que una vez se han explorado nuevas formas de aprovechar estos viajes pasarán a ser habituales. Quizá sea eso lo que nos haya faltado durante estas décadas: un motivo por el que volver a la Luna.

Otra cosa está bastante clara: Trump sabe hacer negocios y muchas de sus decisiones al mismo tiempo que le proporcionan beneficios a él y su país, también tienen efectos positivos en la sociedad (lo mismo puede ocurrir a la inversa, pero no es el sitio ni el momento). También creemos que si Trump se hubiera encontrado con todo el tema de la conspiración de Kubrick seguro que habría hecho algo en relación a ello o hubiera tenido una reacción característica y en su línea. Para que todo el mundo quede contento, para que dejemos de plantearnos qué ha pasado con el viaje a la Luna, para que podamos desconectar de este dolor de cabeza, lo que queremos es que alguien pise de nuevo este lugar. Y sí, Marte está muy bien, pero no decimos que no sea interesante plantearnos la posibilidad de irnos de vacaciones a la Luna. Al fin y al cabo, mirar el cielo durante la noche e imaginar que podemos pisar la Luna sigue teniendo uno de esos puntos de vista romántico-inalcanzables con el que muchas personas sueñan a diario.

Foto: WikiImagesskeezeWikiImages

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...