¿Qué es la ciclogénesis explosiva?

Todos los inviernos se producen ciclogénesis explosivas, un fenómeno meteorológico que viene acompañado por un fuerte temporal de lluvia o nieve y vientos huracanados, que dejan el mar muy revuelto.

Las ciclogénesis explosivas trae viento, lluvia y un mar muy revuelto.

Durante los últimos inviernos, cuando se producen situaciones de viento, lluvias y frío se habla de ciclogénesis explosiva, un fenómeno meteorológico desconocido para la gran mayoría de la población. A grandes rasgos podemos definirla como la convergencia de masas de aire frío y masas de aire cálido inestable que forman rápidamente un ciclón. En menos de 24 horas, la presión atmosférica baja unos 24 milibares. El pasado fin de semana, “Gong”, el último ejemplo de ciclogénesis explosiva, cruzó la península con unos vientos que llegaron a superar los 140 km/h.

Pero vayamos por partes. La ciclogénesis es el proceso de creación de un ciclón, o si hablamos de de latitudes medias -donde está la Península Ibérica- o extratropicales de una borrasca o una depresión. Los conceptos de depresión, borrasca o ciclón atlántico nos serán familiares si solemos ver la información del tiempo, y para su formación siempre se produce una ciclogénesis. Cuando se forman, tienen una estructura en forma de onda, donde sus sistemas frontales, frío, cálido y ocluido se amplifican poco a poco y se cierra sobre si mismo. En estos inicios también baja el mínimo de presión en superficie.

Cuando esta ciclogénesis se produce de forma muy rápida e intensa recibe el nombre de ciclogénesis explosiva. El ciclón o la depresión se ha formado en un espacio temporal muy breve, lo que en las latitudes medias desemboca en una borrasca muy violenta y adversa en pocas horas. Estas depresiones también son conocidas con el nombre de “bomba meteorológica”.

En latitudes entre los 55 y los 60º, este fenómeno se produce con frecuencia sobre las aguas del Atlántico y el Pacífico, influenciado por la rotación del la Tierra. Si bajamos hasta latitudes menores, como los 45º de la península, estas ciclogénesis vienen dadas por un descenso de la presión en torno a los 18 o 20 milibares en 24 horas o de 9-10 mb en 12 horas, aunque los meteorólogos suelen utilizar varios parámetros físicos y no limitarse a la presión.

No es fácil explicar la creación de una ciclogénesis explosiva en nuestras latitudes, pero si podemos decir que deben combinarse una borrasca a niveles bajos que interaccione con otra a niveles altos. El contacto entre ambas generará una amplificación explosiva del sistema depresionario en niveles inferiores en poco tiempo. Esto genera las fuertes rachas de viento huracanado que superan sin problema los 100 km/h, junto a lluvias intensas, copiosas nevadas y un mar muy agitado, como hemos visto en los últimos días.

Fuente: Tiempo

Foto: xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...