¿Qué es el tendón y el talón de Aquiles?

Seguro has oído escuchar del “talón de Aquiles” en referencia al “punto débil” de una persona, cuya historia tiene su origen en el antiguo poema de Estacio en el siglo I, Aquileida (incompleto), e inspirada en las andanzas mitológicas de Aquiles, sus combates y sus tragedias. Pero también nuestro cuerpo tiene el “tendón de Aquiles”, un tendón crucial en el pie, cuyo nombre viene de esta relación mitológica.

Escultura del Talón de Aquiles

El talón de Aquiles, estatua en Corfú

Seguro has oído escuchar del “talón de Aquiles” en referencia al “punto débil” de una persona, cuya historia tiene su origen en el antiguo poema de Estacio en el siglo I, Aquileida (incompleto), e inspirada en las andanzas mitológicas de Aquiles, sus combates y sus tragedias.

Pero también es posible que muchas veces se lo confunda con el “tendón de Aquiles”, un tendón que existe en el cuerpo, y que constituye una zona tan importante como sensible de nuestras piernas, que puede sufrir sobrecargas o traumatismos, en especial en los deportistas.

Con respecto al “talón de Aquiles“, aunque hay otras versiones, la leyenda más aceptada es que cuando Aquiles nació, Tetis, su madre, intentó hacerlo inmortal y para ello lo sumergió en el río Estigia tomándolo del talón derecho, por lo que resultó ser la única parte de su cuerpo que quedó excluido de esta protección, y por lo tanto vulnerable y donde podía ser herido en batalla.

El río Estigia era uno de los que, según la mitología, rodeaban el inframundo -o también llamado el Reino de Hades- y que concedía el don de la inmortalidad a quién se sumergiese en él.

Ya hablando de nuestro cuerpo, este tendón es el que conecta el talón con los músculos de la pantorrilla y tiene una función muy importante en el pie: es el que hace posible, por ejemplo, el ponernos de puntillas, ya es el que hace que todo el peso recaiga sobre los dedos de los pies y mantiene la fuerza necesaria para alzarse.

Su buen funcionamiento es clave para poder realizar todos los movimientos y acciones posibles: desde correr o caminar, hasta saltar, practicar deportes o bailar. Pero resulta que muchas veces, si se lo sobrecarga, puede llegar a inflamarse o, en casos graves, a lesionarse.

Una de las afecciones más frecuentes es la tendinitis, en especial en jóvenes que realicen mucha actividad física, y puede darse por varios factores: se tensan de más los músculos de la pantorrilla -de aquí la importancia de los estiramientos y ejercicios de distensión tras cualquier práctica-, si se corre sobre superficies muy duras, si el calzado no es el más adecuado, o si se incrementa repentinamente la intensidad de una actividad o su frecuencia, entre otros.

Ya la tendinitis de este tendón en personas mayores suele estar más relacionado con problemas como la artritis. Entre los síntomas, destaca el dolor en el talón o a lo largo del tendón al caminar o el correr, y el sentir la zona rígida por las mañanas.

¿Y por qué se le ha llamado entonces de Aquiles? pues sencillamente, por esta relación con la mitología: fue éste el lugar que, durante la tan mentada guerra de Troya, una flecha envenenada alcanzó al guerrero y, al ser el único sitio vulnerable de todo su cuerpo, murió. De aquí que se emplee la expresión “talón de Aquiles” para referirse a los puntos vulnerables de uno, y, por ser el tendón presente en esa zona (talón) se lo ha pasado a denominar también “de Aquiles”.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...