¿Qué año límite se ha pronosticado para el fin del mundo por el cambio climático?

El fin del mundo según los expertos debido al cambio climático se producirá a partir del año 2030.

Cambio climático

Seguro que en más de una ocasión has oído hablar de eso del fin del mundo. Muchos son los años en los que profecías, leyendas o historias sobre este tema nos han perseguido, sin embargo… ¿y si todo esto tuviera algo de verdad? Bien sabemos que a medida que va pasando el tiempo el planeta está cambiando, el calentamiento global o los cambios meteorológicos son más que evidentes y estos podrían ser la causa de que, de aquí a un tiempo, el planeta tuviera que enfrentarse a serios problemas. Esto no es una afirmación que nos hayamos inventado, de hecho los expertos han llegado a una conclusión clara: en 2030 el mundo podría ser víctima de un cambio climático definitivo que sería una auténtica catástrofe. ¿Estaremos entonces ante las puertas del fin del mundo?

No sabemos con exactitud si realmente sucederá lo que vaticinan algunos científicos, pero lo que sí es evidente es que el planeta está cambiando y cada vez las modificaciones son mucho más bruscas. Los expertos tienen claro que la cuenta atrás ha comenzado y que, de no actuar pronto y tomar medidas adecuadas, puede que el mundo que conocemos se vaya a pique en poco más de 10 años. ¿Podremos evitar esta catástrofe?

Para muchas personas los gobiernos de todo el mundo son los que tienen que tomar las riendas y comenzar a realizar cambios cuanto antes, que tengan efectividad a largo plazo y que engloben todos los aspectos que forman parte de la sociedad actual. Esta sería la solución más eficaz si se quiere evitar un calentamiento global de forma inminente.

Hace unos días el IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU) publicó un informe en el que se podía ver como el planeta puede llegar al umbral de 1.5 grados de aquí a 2030, todo ello superando los niveles preindustriales. Esto provocará que la sequía sea abundante, conllevará a un mayor número de incendios forestales, los alimentos podrían escasear e incluso se podrían dar inundaciones repentinas. Un marco catastrófico que afectaría a cientos de millones de personas en todo el mundo.

El año 2030 no ha sido elegido por casualidad, los expertos han establecido esta fecha teniendo en cuenta el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero que hay en la actualidad. Los expertos han informado de que a día de hoy las temperaturas han aumentado en torno a un grado y que seguirán por el mismo camino si no actuamos rápido. Para ellos los próximos años son cruciales para poder parar esta catástrofe.

Por el momento la situación está medianamente controlada, pero si las temperaturas siguen aumentando como hasta ahora, al sobrepasar los 1.5 grados de calentamiento global, el planeta estaría en graves problemas, ya que habría periodos mayores de sequía y lluvias, aumentaría considerablemente el nivel del mar y por supuesto, se darían más olas de calor. Para que nada de esto ocurriese, las emisiones de CO2 tendrían que bajar alrededor de un 45% teniendo en cuenta los niveles que se manejaban en 2010 y teniendo como margen hasta 2030. Si esto se consiguiera, en 2050 el nivel de emisiones podría quedarse a cero. Aunque la teoría está bien clara, llevarla a la práctica puede ser más complicado, puesto que todo ello requiere que se realicen cambios inmediatos en numerosos sectores, desde el transporte hasta la industria o la energía, en incluso dentro de las propias ciudades, entre otras medidas importantes.

Cambio del clima

El cambio climático no es algo del futuro, a día de hoy, ya está presente. Y lo cierto es que el planeta ya nos ha dado muchas señales de que algo está pasando y precisamente no es algo que sea positivo. De ahí que los expertos llamen la atención de los gobiernos para que se pongan en acción a la mayor brevedad y urgencia posible.

En los últimos informes se puede observar cómo el calentamiento de la tierra en un grado se está dando cada vez a niveles más acusados. De hecho, esto ya ha provocado que el nivel del mar haya aumentado, al igual que estamos expuestos a un clima más duro y en el Ártico el deshielo ya es una realidad. Y todo esto es solo el principio. Las recientes olas de calor que se han sufrido en gran parte de Europa durante los últimos meses de verano podrían seguir aumentando hasta más de 3 grados y algo parecido ocurriría con las sequías. Ya conocemos algunas situaciones que se han dado en zonas como Ciudad del Cabo, donde la escasez de agua cada vez es más acusada. Incluso en la otra cara de la moneda, en Estados Unidos, a lo largo de este año han sufrido periodos de intensas lluvias y huracanes. Todo esto nos hace presagiar lo peor si no ponemos una solución cuanto antes.

Por su parte, los arrecifes de coral también están sufriendo este calentamiento global. La probabilidad que desaparezcan por completo se encuentra actualmente entre el 70% y el 90% y prueba de ello es el deterioro que presenta hoy en día la Gran Barrera de Coral australiana.

Efectos cambio climático

¿Hay alguna solución posible? Es evidente que el planeta corre peligro, pero no quiere decir que lo debamos dejar morir por completo, aún hay soluciones y es lo que están intentando poner en marcha los expertos. El último informe emitido se ha elaborado trabajando durante tres años en el tema y es el resultado del Acuerdo Climático que se firmó en París en el año 2015. En dicho documento casi 200 países se comprometieron a tomar medidas para mantener las temperaturas del planeta por debajo de los dos grados teniendo como objetivo fijar un límite de 1.5 grados.

En concreto, fueron 197 regiones las que firmaron este acuerdo, aunque recientemente Estados Unidos salió de él por una decisión del actual presidente Donald Trump, que explicó que esta situación era injusta para el país, de ahí su determinación de romper con el acuerdo parisino. Aunque parezca algo complicado, en realidad los expertos aseguran que llegar a los 1.5 grados no es imposible, puesto que aquí hay que tener en cuenta las leyes químicas y físicas. Pero poner en marcha todo esto requiere cambios lo antes posible. Para los científicos la cooperación internacional es fundamental para que todos trabajen al unísono para conseguir este objetivo. De ahí la dificultad a la que se hace referencia, puesto que no es tarea fácil poner a tantos países de acuerdo. Por el momento, parece que vamos por buen camino.

El estudio informa de que existen dos maneras de poder acabar con la emisión de carbono en la atmósfera. Por un lado, habría que aumentar los procesos naturales que ya trabajan por sí solos y por otro hay que fomentar las tecnologías experimentales que eliminan o almacenan este gas. Por ahora estos métodos no se encuentran en las mismas etapas de desarrollo y no todos se han probado con exactitud, motivo por el cual los próximos años serán esenciales para que todo este dé los resultados que se esperan. El esfuerzo es fundamental, al igual que el compromiso político a nivel mundial. ¿Conseguiremos frenar las consecuencias del cambio climático? Esa es la gran pregunta y lo que nos preocupa pensando en nuestro futuro y en el de nuestros hijos y nietos. ¿Seguirá el mundo siendo tan maravilloso como lo ha sido siempre?

Vía: CNN

Foto: ComfreakcocoparisienneGellinger

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...