¿Qué animal es el último descubierto en las líneas de Nazca?

Desde Perú anuncian haber encontrado una nueva figura dibujada en una de sus colinas en el desierto cercano a Lima.

Las líneas de Nazca es uno de esos misterios de los que aún desconocemos mucha información. Hay teorías y explicaciones, pero lo cierto es que siempre quedarán ciertas dudas acerca de lo que ocurrió realmente con los dibujos que se trazaron en la tierra. Y aunque en los últimos años las líneas de Nazca habían permanecido tranquilas, hace pocos meses volvieron a ser noticia porque se descubrió un nuevo animal dibujado que hasta ahora no había llegado a ser visto.

En este caso se trata de un gato, o de un felino para ser más exactos, puesto que es complicado llegar a aventurarse en confirmar que se trate de este pequeño animal o de otro más grande que haya sido representado de una manera sencilla.

El geoglifo en cuestión no se había descubierto anteriormente por el efecto de la erosión del terreno, pero finalmente se ha llegado a descubrir en toda su gloria. La sorpresa es que tiene un tamaño de solo 37 metros, por lo que es más pequeño que las habituales líneas de Nazca, extendiéndose por una colina en la cual el gato aparece sentado de costado y mirando al frente. Por el estilo del dibujo se pueden hacer ciertas deducciones que aportan datos adicionales respecto a lo que ya sabíamos con anterioridad acerca de las líneas de Nazca.

El gato se ha encontrado cerca de las demás líneas de Nazca, alrededor de 400 kilómetros de Lima. Se descubrió en este mismo año 2020 mientras se estaba trabajando en mejorar el acceso del que pueden sacar partido los turistas con el objetivo de disfrutar de los dibujos de las líneas. Los expertos vieron una serie de líneas y patrones que resultaban extraños y se pusieron manos a la obra, con un pálpito, para comprobar si había realmente «algo más» que se hubiera estado escondiendo todo este tiempo. Así es como llegaron a encontrar al gato.

Después se usaron drones para llevar a cabo un trabajo de fotografía que permitiera ver el geoglifo en la medida de lo posible. Se comprobó que estaba muy dañado por la erosión, pero el conocimiento de los especialistas de la zona ayudó a preservar la estructura y a que el felino volviera a tener el aspecto con el que fue dibujado en sus tiempos originarios. Además, se cambiaron los planes para ajustar el acceso turístico, ya que el plan original implicaba pasar por encima del dibujo del gato.

Hay varios aspectos interesantes acerca de este gato en cuestión. Uno de ellos es que la investigación realizada indica que su origen se encuentra 2000 años en el pasado. Esto es importante, ya que sitúa al gato en un periodo más antiguo que las demás líneas de Nazca que se habían descubierto hasta el momento. Eso lleva a que el geoglifo no sea obra de la cultura Nazca como en los otros casos, sino que corresponda a la civilización previa que habitaba esta región: la Paracas.

Se sabe, por otro lado, que la cultura Nazca realizaba los geoglifos en el suelo con la intención de realizar homenajes y ofrendas a los dioses. Era una manera a través la humanidad de la región se comunicaba con los dioses para honrarles y venerarles. Pero a diferencia de esto, los geoglifos de los Paracas no se hacían con este objetivo, sino que se creaban como arte, como forma de que los propios ciudadanos de la cultura Paracas pudieran disfrutar de la obra. La motivación detrás del dibujo era distinta, sin un componente religioso, pero permitiendo que las personas de la época liberaran sus inquietudes artísticas.

Además, también se sabe que las representaciones de felinos y gatos en la cultura Paracas era frecuente, puesto que se trataba de un tipo de imagen que utilizaban de manera habitual en otro tipo de arte, como en cerámica. Se trata de un sello que era fácil identificar y que le ha resultado al equipo de expertos una señal clara de que podrían llegar a encontrarse muchos más dibujos si se realizan trabajos de exploración a fondo con el uso de drones que puedan fotografiar lo que hasta ahora no ha podido fotografiarse.

Tal y como afirma el gobierno de la región, se van a continuar realizando trabajos de exploración, en especial ahora que se ha vuelto a descubrir un geoglifo inédito con el cual se podría abrir el camino a una nueva colección que atraiga turistas de todo el mundo. Ya no estaríamos hablando de las líneas de Nazca de una manera absoluta, sino que con la introducción de las líneas de Paracas la historia de Perú se abriría de una forma totalmente distinta.

Eso sí, la mala noticia es seguir sin tener una confirmación absoluta del uso de las líneas, de sus responsables o de otros aspectos que, desgraciadamente, quedarán en el olvido a la vista de lo complicado de llegar a descubrirlo solo mediante las obras.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...