¿Monstruos, aliens o sólo animales raros?

Cómo reconocer un fraude entre los descubrimientos de seres extraños

Muchos son los “avistamientos” de naves o encuentros con seres alienígenas o supuestos monstruos que parecen reales para quienes tienen “contacto”, pero quienes no han participado de la escena y se limitan a analizar las cintas de vídeo o fotografías logradas por los asombrados exploradores, suelen encontrar explicaciones más “terrenales” ante esos hechos.

Y es que en el mundo entero existen muchas criaturas extrañas con afinidades y relaciones desconocidas que son estudiados por la Criptozoología y aunque sus descubrimientos no son popularmente dados a conocer, debemos estar familiarizados con estos términos.

Algunos críptidos son más extraños que los demás y otros son leyendas que cualquiera de nosotros estaría feliz de fotografiar o filmar: Pie Grande, el Monstruo del Lago Ness, entre tantos.

Pero otros menos populares, como por ejemplo, el Cherufe, es un humanoide capaz de soportar las enormes temperaturas de magma dentro de los volcanes. El Pendek Orang es una versión de tres metros de altura de Pie Grande.

La narración de historias casi increíbles o fabulosas, las películas con exagerados efectos especiales e Internet, ayudan a que estos seres extraños cobren renombre y que, al mismo tiempo, el mito crezca y cientos o miles de nuevos curiosos salgan a la caza de estos seres para luego subir vídeos borrosos a YouTube.

Pero si quieres tener las herramientas para determinar cuáles de todos los posibles misterios que encuentras sin explicación en Internet puedes perseguir sin riesgo de que sea un fraude, lo más importante es prestar atención a todo lo que rodea a las publicaciones de fotografías o vídeos por el estilo.

La manipulación digital de las fotografías puede ser detectada con sólo descargar las imágenes y comparándolas entre ellas (cuando hay varias), de manera que la cantidad de píxeles o la aparición de objetos dudosos pueden darte la clave de que se trata de un montaje. Las cámaras digitales con una resolución dada siempre capturan la imagen del mismo tamaño. El tamaño del archivo puede variar dada la compresión JPEG, pero el tamaño de la imagen debe ser una constante en píxeles.

Además, un programa de archivo de decodificación puede averiguar cuando una imagen ha sido editada.

El siguiente paso: tirar las fotos en un editor, utilizar la herramienta de curvas para hacer estallar la exposición. Si se descubren manchas negras alrededor de un objeto dudoso, es un trabajo de mezcla en photoshop.

Ahora que conoces algunas herramientas para determinar cuándo estás ante un fraude de la criptozoología, puedes salir a buscar misterios e intentar hacer tus propios descubrimientos y capturas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...