Misión Apolo-Soyuz

Ha sido la experiencia más espectacular de cooperación internacional en el espacio: el 5 de julio de 1975, la astronave americana Apolo con tres hombres a bordo se unió a la cosmonave soviética Soyuz con dos astronautas, a 225 km. sobre la Tierra.

Un acuerdo quinquenal estipulado en 1972 entre las dos grandes potencias, preveía el estudio de un «sistema compatible de cita y amarre de las estaciones y de las naves habitadas de la Unión Soviética y de los Estados Unidos, con el fin de aumentar la seguridad de los vuelos humanos en el espacio y de tener la ocasión, en el futuro, de efectuar experiencias científicas conjuntas«.

Los problemas de compatibilidad técnica a resolver fueron bastantes: en primer lugar los dispositivos de Amarre del «Apolo» y de la «Soyuz», si bien funcionaban en base a los mismos principios, tenían dimensiones y mecanismos completamente diferentes. Para superar este obstáculo sin tener que modificar el proyecto original del «Apolo», los americanos construyeron el denominado «módulo de amarre»: por un lado se introducía en uno de los extremos del «Apolo» y por el otro lo hacía en la «Soyuz».

Logos Apollo y Soyuz

Logos Apollo y Soyuz

Surgieron otros problemas sobre las condiciones de la tripulación durante el tránsito de una nave a otra: en efecto, al ser diferentes las presiones atmosféricas creadas por los ingenieros americanos y soviéticos en las cabinas de las respectivas astronaves, el paso directo de los miembros de la tripulación habría provocado en ellos una grave descompensación orgánica. Por tanto, se decidió crear una cámara de compensación en el módulo de amarre. Ulteriores problemas de orden técnico estaban relacionados con las comunicaciones entre las dos astronaves en vuelo, la coordinación entre los dos motores y, además, problemas meteorológicos y de organización, como la estandarización de la terminología y la superación de la barrera idiomática.



Todos estos problemas fueron resueltos y el amarre en órbita se realizó sin ningún incidente, concluyendo antes de lo previsto. El histórico apretón de manos en el espacio entre el comandante soviético Alexei Leonov y el americano Thomas Stafford, fue seguida con emoción por telespectadores de todo el mundo. Lo otros miembros de la misión, denominada ASTP, inciales de «Apollo-Soyuz Test Project», eran el ruso Valeri N. Kubasov, ingeniero de vuelo, así como los pilotos americanos Donald K. Slayton y Vance C. Brand.

Además de constituir un antecedente para eventuales misiones de auxilio en el espacio entre astronaves de los dos países, otro de los objetivos principales fue la realización de experimentos relativos a la microgravedad, la astronomía, la medicina y la observación de la Tierra. Se realizaron 32 experimentos en el ámbito de 5 proyectos. Particularmente espectacular fue el del Eclipse solar artificial, durante el cual el «Apolo» hizo de disco de ocultación del Sol, mientras la tripulación de la «Soyuz» efectuaba observaciones y tomaba fotografías de la Corona solar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...