Más de la mitad de los estadounidenses creen en un Dios castigador

Tras una encuesta realizada en el país norteamericano, se llego a la conclusión que más de la mitad de las personas creían que Dios podía intervenir en los asuntos de la tierra.

En Estados unidos, país donde las personas son muy creyentes, más de la mitad de la población cree en la existencia de dios. Además, creen que Él es capaz de controlar todo lo que sucede en nuestro planeta, pero son muy pocos los creyentes que culpan a Dios de los desastres naturales que están ocurriendo hoy día.

Dios sería el responsable de los desastres naturales

Todos estos datos de vuelcan de una encuesta realizada a la población norteamericana, en la que el 56% de esta población tienen la opinión o creencia de que Dios controla todos los eventos Terrenales. Un 44% asegura que los desastres naturales son o pueden ser una señal del todopoderoso, pero, el dato más sorprendente es que hay un 29% de esta población que asegura que Dios a veces castiga a toda una nación por los pecados de unos pocos individuos.

Pero siempre que pasa algo, algún tipo de desastre ya sea a título personal o a la comunidad entera, todas las personas se acuerdan de Dios y se preguntan por qué ocurre esto.

Esta encuesta ha sido realizada a unos mil adultos en el territorio estadounidense a los pocos días del reciente desastre japonés. La muestra fue ponderada por edad, sexo, región geográfica, la educación y la raza a fin de poder reflejar toda la población de adultos de los EE. UU.

Se llegó a la conclusión de que dependiendo del grupo religioso al que pertenecían, los encuestados tenían una perspectiva diferente sobre la influencia de Dios en los hechos humanos. Así,  se llego a la conclusión que lo cristianos evangélicos tienen más probabilidad de ver los desastres como una señal de Dios. El 31% de los católicos y un 34% de los protestantes no evangélicos creen en esa posibilidad en comparación con el 59% de los evangélicos.

Un 44% de los estadounidenses dijo que las recientes catástrofes naturales podrían ser una señal del fin de los tiempos bíblicos, algo que no va muy mal encaminado si tenemos en cuenta la profecía de Jesús que se predijo en Mateo 24:7, donde dice: “Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro”.

Pero no nos imaginemos a Dios como un ser vengativo, las cosas ocurren porque el mundo es así. El suceso imprevisto nos puede tocar a todos. Las personas en ocasiones están en el momento erróneo en el lugar equivocado. Por ello no debemos de tener la concepción de Dios castigador que atormenta a las personas con castigos divinos.

Imagen: Arteyfotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...