Magia y metamorfosis: legados de la cultura celta

Metamorfosis, la habilidad de cambiar de forma, es el tema central en muchas historias celtas y en sus expresiones artísticas. El ciervo cuando caracteriza al dios Cernunnos-antlers, sugiere una forma entre animal y humano por lo que se muestra la creencia en la posibilidad de la metamorfosis.

Metamorfosis, la habilidad de cambiar de forma, es el tema central en muchas historias celtas y en sus expresiones artísticas. El ciervo cuando caracteriza al dios Cernunnos-antlers, sugiere una forma entre animal y humano por lo que se muestra la creencia en la posibilidad de la metamorfosis.

Cisnes, animales frecuentes en la mitología celta

En otros casos, las imágenes sugieren una fusión entre las esencias de lo animal y lo humano, como en el caso de la estatua de Gaulish de un dios de la guerra.

El interés en la transformación mágica entre los celtas puede tener su origen en el sentimiento de fluidez del cosmos, la maleabilidad entre las fronteras de este mundo y del siguiente. Se pensaba que el movimiento entre el mundo mortal y el Otro Mundo tenía lugar en ciertas ocasiones del año.

En la mitología irlandesa, el héroe Oengus asumía la forma de cisne para seguir a su amante hacia el Otro Mundo en la fiesta de Samhain, cuando las barreras entre los dos mundos fluyen y convergen más.

El renacimiento en la nueva vida a través de la metamorfosis también aparece en la historia de Oengus. El hermano del héroe, Midir, no fue capaz de resistir el amor de su preciosa doncella Etain. Esto hizo brotar los celos den la primera mujer de Midir por lo que transformó a Etain en una mosca roja. Oengus se compadeció de la chica y deshizo la magia permitiéndola volver a la forma humana cada noche. La mujer no estaba contenta con esto por lo que un día envió un fuerte viento para enviar al pájaro lejos. Después de muchos años Etain cayó en una copa de vino y fue bebida.

Esto la permitió renacer como una preciosa doncella. Finalmente, Midir la encontró de nuevo, Etain era la mujer del rey de Irlanda y vivía ajena a su vida anterior. Midir hizo recordar a Etain su vida pasada engañando al rey para que le dejara besar a Etain. Etain recordó todo y se enamoró de él de nuevo. Los dos se convirtieron en cisnes y volaron hacia el hogar de Midir.

Al igual que la historia de Oengus y Midir, los pájaros eran frecuentemente el resultado de una mutación en la creencia celta. Otra historia narra cómo los Niños de Lir se transformaban mágicamente en cisnes por su malvada madrastra, pero lo contaremos en una próxima ocasión.

Fuente: factoidz
Imagen: Juan Carlos Martins en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...