Los elefantes temen a las hormigas

Todos hemos oído que lo elefantes temen a los ratones. Pero ahora también sabemos que huyen de las hormigas, que suben por su trompa y la pican. Ello beneficia a las acacias y, con ello, al medio ambiente, pues este árbol absorbe gran cantidad de dióxido de carbono.

Todos hemos oído alguna vez que los elefantes, con su enorme tamaño, se asustan ante un diminuto ratón. A primera vista, parecía una leyenda urbana como otras muchas que circulan por ahí, sin ninguna base científica. Pero ahora la valentía del paquidermo ha quedado aún más en entredicho.

Y es que –dejando a un lado el tono jocoso- un estudio del biólogo Todd Palmer ha revelado que las hormigas constituyen una excelente arma defensiva para las acacias ante los elefantes. Éstos las devorarían masivamente si no fuera por esos diminutos seres, que las defienden a cambio de que los vegetales les brinden refugio y alimento con su néctar dulce. Se trata, por tanto, de un caso más de reciprocidad en la Naturaleza.

Caricatura de un elefante y un ratón

Caricatura de un elefante con un ratón

Según este trabajo, las hormigas se introducen en columna en la sensible trompa del paquidermo cuando se acercan al árbol, disuadiéndolo de que lo haga. Los investigadores, que trabajaban en una zona de Kenia, se preguntaban por qué los elefantes devoraban la ‘Acacia mellifera’ mientras que evitaban otro tipo de ella, la ‘Drepanolobium’. Cuando lo observaron con mayor detenimiento, se dieron cuenta de que en ésta última abundaban las hormigas, mientras en la primera no se encontraban.

Para comprobar sus sospechas, eliminaron al diminuto insecto de algunas de ellas y, al cabo de un tiempo, comprobaron que habían sufrido muchos más daños por parte de los elefantes que las demás, en las que aún permanecían las hormigas.


El descubrimiento no es solamente una curiosidad. Tiene gran importancia, ya que revela que las hormigas tienen un impacto muy importante sobre el ecosistema de la zona debido a esta actuación: al proteger a las acacias, preservan unos árboles necesarios para absorber el dióxido de carbono y, así, reducir la acumulación de gases de efecto invernadero.

Foto de un elefante

Un elefante divirtiendo a un niño

Además, el olor de las hormigas podría ser utilizado para evitar que los elefantes arrasen los cultivos, cosa que suelen hacer frecuentemente. De hecho, muchos de ellos son perseguidos y eliminados por este motivo en la zona este del continente africano.

Y es que el verdadero punto débil de estos enormes animales es, al parecer, su trompa. A través de ella perciben los olores y, como las hormigas se introducen en este apéndice y es además muy sensible a su picadura, cuando las huelen, evitan acercarse, salvaguardando así la vegetación y los cultivos humanos, tan necesarios para alimentar al depauperado continente africano.

Fuente: Diario El Mundo.

Fotos: Caricatura: HikingArtist.com en Flickr | Elefante y niño: Paraflyer en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...