La NASA enviará una misión no tripulada al Sol

Indudablemente, la exploración del espacio se halla aún dando sus primeros pasos. Tan sólo hemos viajado a la Luna y enviado alguna sonda a otros pocos planetas. Pero en el año 2018 se puede dar un avance considerable, ya que la NASA prevé enviar una sonda espacial al Sol. Todo ello supondrá un mejor conocimiento de la Física solar y de las leyes del Universo.

Es indudable que la exploración espacial se halla aún en sus primeros pasos. Hasta ahora, el Hombre tan sólo ha llegado físicamente a la Luna y, con respecto a otros planetas, nuestra experiencia se limita al envío a algunos de sondas espaciales que recopilan datos para enviar a la Tierra.

Foto del Discovery

Un transbordador de la NASA preparado para ser lanzado

Sin embargo, en el año 2018 todo ello puede experimentar un avance extraordinario, ya que la NASA prevé enviar en ese año una misión nada menos que al Sol. Será una sonda no tripulada –en buena lógica, ya que sus temperaturas y gigantescas dosis de radiación pulverizarían a cualquier humano que osase acercarse-, que enviará datos a la Tierra antes de ser destruida ella misma por el calor.

El aparato, que tendrá un tamaño no mayor que el de un coche mediano, ha sido bautizado como ‘Solar Probe Plus’ (SPP) y caerá directamente en la atmósfera del Sol, un lugar en que las temperaturas alcanzan los mil cuatrocientos grados centígrados, por lo que irá equipado con un escudo térmico que, en cualquier caso, sólo podrá protegerla el tiempo indispensable para recopilar y enviar los datos. Igualmente, llevará una cámara de tres dimensiones y un detector de partículas de viento solar.

La misión, considerada por el físico Rutherford Appleton como «extraordinaria e histórica»parte de unas premisas «muy diferentes a las naves no tripuladas que pueden enviarse a Venus o a Marte» –en palabras de aquél- dada la peculiar idiosincrasia del astro rey.



Con ella se pretenden, fundamentalmente dos objetivos, según Dick Fisher, Director de la División de Heliofísica de la NASA: averiguar «por qué la atmósfera externa del Sol es mucho más caliente que la superficie visible y qué impulsa el viento solar que afecta a la Tierra».

Foto de una sonda espacial

Una sonda espacial

A diferencia de otras misiones, cuyos objetivos son más teóricos, los de la que se desarrollará a partir de 2018 son eminentemente prácticos, ya que las dos cuestiones citadas tienen consecuencias sobre nuestro planeta, concretamente en nuestros sistemas de comunicaciones.

Según el propio Fisher, «hemos estado trabajando durante décadas para lograr respuesta a estas preguntas y, por fin, contamos con una misión que posee la capacidad de dilucidar estos misterios».

En suma, se trata de un ambicioso proyecto, de extraordinario interés y que, en términos generales, nos ayudará a conocer mejor el funcionamiento de la física solar y las peculiaridades del astro rey.

Fuente: Neoteo.

Fotos: Transbordador: Pingnews.com en Flickr | Sonda espacial: Jaume en Picasa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...