La historia de los Dropa

Dropa es conocido también como el Roswell ruso, y es uno de los grandes misterios de a humanidad. Todo parte tras el descubrimiento de los discos de Dropa, que serían el diario de bordo de la nave que se estrelló en el Tíbet.

En 1938, un tal Chi Pu Tei, que era Profesor de Arqueología de la Universidad de Beijing, organizó una expedición de investigación por los montes tibetanos chinos. Esta expedición los llevó a descubrir unas grutas en las montañas de Baian Kara Ula, junto a la frontera con el Tíbet.

Los disco Dropa

En dichas grutas se encontraron con unas tumbas y esqueletos que daban testimonio de que eran seres de inusual constitución. Eran cuerpos pequeños, que no llegan al metro y medio, frágiles, y con una cabeza sumamente enorme, desproporcionada, podría decirse.

Pero no solo encontraron estos restos, pues también se sorprendieron al hallar cientos de discos, de unos 25 centímetros de diámetro. En éstos se representaban figuras y trazos muy semejantes a los jeroglíficos, aunque también tenían tallados dibujos, los que parecían hablar de unos extraños seres humanoides, muy parecidos al concepto de alienígena que tenemos de las películas.

El científico Tsum Um Nui, examinó los discos en la misma Beijing, y fue capaz de descifrar sus jeroglíficos. Así supo que en mensaje hacia mención a la caída de una nave espacial en esa zona cercana al Tíbet. Los discos eran el diario de a bordo de estos seres extraterrestres, donde preveían que serían aniquilados por los humanos.

Los habitantes de la región, comenzaron a temer de esa nueva especia inteligente que había aterrizado en esa zona, así que decidieron acabar con lo diferente y extraño, y al parecer eran seres pacíficos y un poco perezosos a la hora de defenderse.

En 1974, un fotógrafo austriaco, Ernest Wegerer, se topó en un museo de Xian con dos discos que desaparecieron. Y son esas dos las únicas fotografías que tenemos de ellos, aparte de los estudios que realizó el científico chino.

Sí que es cierto que ciertas leyendas que se cuentan en la zona del Tíbet, hablan de extraterrestres que aparecieron cerca de la zona, y muchos puntos de esas leyendas coinciden con la versión que dio el científico.

Este es otro nuevo misterio que no podremos explicar, ya que las pruebas que lo atestiguan han desaparecido. Así que todo queda a la imaginación y ha intentar creernos leyendas que a día de hoy, cuesta mucho creerse.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...