La Equidna y Tifón, los padres de los monstruos

Los Monstruos de la Mitología Griega representan mucho más que los miedos de la gente. Equidna y Tifón, una monstruosa mujer y un gigante conciben a los monstruos más grandes de la historia, y junto con ellos aparecen, inseparables, los Héroes.

Mitad mujer, mitad Serpiente, La Equidna, según algunos mitólogos era hija de Forco o de Tártaro, el infierno donde se castiga a los mortales con Gea, la tierra, la madre de todos (recordemos que muchas veces en la Mitología Griega se le dan a ciertos lugares u objetos cualidades humanas, como la de reproducirse). Según otros, era hija de Heracles con la sacerdotisa y princesa hiperbórea Gelania (Hiperbóreos: los que viven más allá de la cueva del viento norte Bóreas, que es el punto norte más alejado que conocían los griegos, por lógica los Hiperbóreos serían los que nosotros hoy en día conocemos por el nombre de Celtas) Aunque Gelania y Equidna son la misma, para otros estudiosos de la mitología.

Se casó con el gigante Tifón. Un Gigante concebido por Hera sin la intervención masculina de Zeus
. Era de descomunales proporciones, tenía 100 cabezas y miles de serpientes colgaban de sus muslos. (Nota: decir 100 en mitología no es hablar de números concretos. Es como en el cuento de Borges “La casa de Asterión”, donde el morador dice que la casa tiene 14 puertas, 14 paredes, 14 pasillos… porque 14 es el doble de 7 que es el numero de la omnipresencia, por lo que 14 es el numero que representaría infinito para Asterión)



Con Tifón tuvo monstruosos hijos, que se convirtieron en los seres más temidos de la tierra durante mucho tiempo, y lo hubieran seguido siendo si no fuese por los grandes héroes de la mitología. A continuación algunos de los más recordados hijos de la monstruosa pareja.

El León de Nemea, un león enorme, cuya impenetrable piel solo podía ser dañada por sus propias, y terribles garras, que fue muerto por Heracles en uno de sus famosos doce trabajos. El héroe estranguló a la temida criatura y se hizo una armadura con su piel.
La Hidra de Lerna, un monstruo con cuerpo cuadrúpedo y cola de dragón, 9 cabezas (aunque no se sabe cuantas tuvo de nacimiento, Una de esas cabezas era inmortal y si se cortaban las otras, nacían dos en lugar de la cortada. El Veneno de la hidra era tan poderoso que con solo oler su aliento uno fallecía automáticamente. También fue destruida por Heracles

Los Dragones. Animales fabulosos con garras de león, alas de águila y cola de serpiente. Eran consagrados a Atena, que los puso a custodiar los dorados tesoros. Un Dragón custodiaba las manzanas de las Hespérides y otro el Vellocino de Oro. En muchas mitologías el Dragón es un ser sabio y bondadoso pero que utiliza todas sus fuerzas para cumplir su objetivo: ser guardianes de un objeto dorado que representa todo lo que los humanos quieren.

La Esfinge. Animal fabuloso con cabeza y pechos de mujer, y pies y cola de león. Entre los egipcios representaba al sol. Los Griegos hicieron de la Esfinge un animal misterioso y lo incorporaron a su mitología. La Esfinge de Tebas asedió la ciudad y daba una oportunidad a sus víctimas: Si descifrabas sus enigmas te ibas, sino te comía*. Edipo fue el único que derroto los enigmas de la Esfinge, que, despechada y avergonzada, se arrojó al mar.
La Quimera. Monstruo fabuloso mitad león y mitad cabra, con cola de dragón. Su boca arrojaba llamas. El héroe Belerofonte, montado en Pegaso, le dio muerte a la terrible bestia.

Escila. Hermosa Ninfa amada por Poseidón. Anfitrite la odiaba por eso y para vengarse hecho unas hierbas a su baño que la transformaron en un horrible monstruo marino. Según Homero, “tenía doce pies deformes, seis cuellos larguísimos cada cual con una horrible cabeza” Quiso robarle los Bueyes de Gerión a Heracles en su vuelta a Grecia, pero el héroe terminó matándola.
Fea. Celebre jabalinera muerta por Teseo. Madre de los jabalíes más terribles conocidos Calidonia y Erimanto (este último fue matado por Heracles en otro de sus trabajos) Las Hespérides.
Las Atlántides, supuestas descendientes de Atlas. Su número, dependiendo del mito, varía de 2 a 100. En su Jardín crecía el árbol del que crecían las célebres manzanas de oro custodiadas por el Dragón. Aunque estas últimas no se consideran monstruos.

Las Gorgonas. Tres hermanas monstruosas, eran bellísimas y de hermosa cabellera pero su piel era escamosa. Medusa, Euríale y Estenio, las dos últimas inmortales. Atena se sintió ofendida por Medusa y la metamorfoseo en un ser terrible. En lugar de cabellos le crecieron serpientes y su mirada se volvió tan monstruosa que convertía en piedra a cualquiera que tuviera contacto visual con sus ojos, y era muy difícil resistirse a la tentación de mirarla. Perseo, el matamonstruos, fue a matarla siguiendo el consejo de Atenas, que le dijo que puliera su escudo y afilara su espada a más no poder. Cuando la Medusa se vio reflejada en el escudo se convirtió en piedra, Perseo atacó la estatua desde atrás y corto su cabeza de piedra de un solo golpe con su afilada espada. Sangre brotó sin embargo y las lluvias llevaron esa sangre hasta el mar, donde fue fecundada por Poseidón y nacieron Pegaso (el caballo alado) y Crisaor. Perseo de ahí en más guardó la cabeza petrificada de la medusa para matar a sus enemigos, y la consagró al templo de Pallas Atenea.

Ortros y Cerberos
Crisaor (nieto de Equidna) tuvo hijos con su propia abuela. De esta perversa unión nacieron los monstruos más temidos. Ortros, el can de dos cabezas que custodiaba los campos de Gerión donde paseaban sus bueyes. Y el Can Cerberos, el perro de tres cabezas que rondaba por los horrendos campos del Tártaro, el guardián de los infiernos. Ortros asesinado por Heracles en el trabajo que le llevo a robar los bueyes de Gerión, y Cerberos, robado del Tártaro por el mismo héroe en su 12º y último trabajo.

Muchos más hijos se atribuyen a Equidna y Tifón, los padres de los monstruos más temidos de la mitología griega, pero pasaríamos horas enumerándolos.

*El Acertijo que La Esfinge planteó a Edipo fue “¿Cuál es el único animal que al amanecer camina en 4 patas, a la tarde en 2 y al anochecer en 3?”
El Hombre, al amanecer de su vida camina gateando en 4 patas, al atardecer camina en 2 y al anochecer de su vida camina con un bastón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...