Hallado un nuevo tipo de dinosaurio ‘nadador’ en Corea del Sur

Hace dos años fueron hallados en Corea del Sur los restos de un dinosaurio. Tras estudiarlos, los científicos han dado ahora a conocer los resultados: se trata de un ceratopsiano desconocido hasta ahora que era capaz de nadar.

La lista de los grandes saurios prehistóricos parece no tener límite. Con muchísima frecuencia –que ya resulta incluso un poco sospechosa-, aparecen aquí y allá restos de un nuevo gigante de los que poblaron la Tierra hace millones de años.

El último descubrimiento que ha sido dado a conocer recientemente se produjo en Corea del Sur hace dos años. Una persona que estaba trabajando en unas obras en la ciudad de Hwaseong halló, por casualidad, cuando picaba unas rocas, huesos de una cadera y una cola unidos, algo que es poco frecuente.

Foto de Hwaseong

La ciudad coreana de Hwaseong, donde se decubrieron los restos del animal

Inmediatamente, se avisó a las autoridades, que trasladaron al lugar a un equipo científico compuesto por investigadores surcoreanos, japoneses y norteamericanos. Éstos recogieron las muestras y, tras dos años de estudio, ahora han dado a conocer los resultados de su trabajo.

Su conclusión es que se trata de huesos de un nuevo tipo de dinosaurio hasta ahora desconocido y que pertenece a la familia de los ceraptosianos. Habría vivido en la zona hace unos cien  millones de años. El hallazgo es importante porque refuerza la teoría de que estos saurios, aunque llegaron a su momento de máximo esplendor en tierras americanas, eran originarios de Asia.


Los ceraptosianos son una infraorden de los dinosaurios que vivieron entre el Jurásico superior y el Cretácico superior –aproximadamente hace entre ciento sesenta y sesenta y cinco millones de años-.

Eran animales hervívoros, relativamente pequeños si se los compara con otros saurios, inicialmente bípedos -aunque más tarde aparecerían algunos cuadrúpedos– y presentaban en su boca una especie de pico parecido al de los loros. Como decíamos, vivieron sobre todo en Norteamérica, pero también se han encontrado restos en China, Mongolia y Japón. Probablemente, el más popular de ellos sea el tricerátopo, similar al rinoceronte actual en la forma de su cuerpo y que presentaba, tras su cabeza, una a modo de gola.

Foto de un tricerátopo

Reproducción de un tricerátopo

Pero el animal descubierto ahora, al que se ha bautizado como Koreaceratops en honor al país donde fue hallado, presenta una curiosa peculiaridad: era capaz de nadar. De hecho, según los científicos, llevaba una vida semiacuática y, para moverse en el agua, se ayudaba de una cola plana.

Otros rasgos que pudieron corroborar es que era bípedo y no muy grande: aproximadamente, mediría un metro y medio de longitud, según el artículo que han publicado en la revista científica alemana Naturwissenschaften.

Fuente: ABC Ciencia.

Fotos: Hwaseong: Jpbarrass en Wikimedia | Tricerátopo: Malex.org en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...