Extraña hormiga descubierta en la selva amazónica

Un grupo de investigadores conducidos por el biólogo Christian Rabeling, de la Universidad de Texas en Austin, han descubierto por casualidad descubierta una discreta hormiga subterránea que podría ser uno de los antepasados de todas las variedades contemporáneas.

Esta hormiga pareció tan curiosa a sus descubridores que la bautizaron Martialis, es decir, de Marte, creando así el paso una nueva clase. Martialis heureka, de su nombre completo, sólo mide entre 2 y 3 milímetros y vive en, o más bien bajo, la selva amazónica. Este insecto es completamente ciego, sin pigmento, y de su cabeza llama la atención una mandíbula excesivamente larga. Así equipada, se adapta perfectamente a una vida completamente subterránea, uno de los motivos de sque no haya sido descubierta hasta ahora.

Se descubrió un único ejemplar de este insecto en 2003, que Christian Rabeling y sus colegas inmediatamente clasificaron, no sólo en una nueva clase sino también en una nueva subfamilia de la cual es la única representante, la 21e. Se trata de la primera subfamilia que cuenta con especímenes vivos descubierta desde 1921.

Fotografía del único ejemplar capturado hasta la fecha de Martialis heureka. Imagen: Universidad de Texas (Austin)

Considerando su posición filogenética probablemente en la base del árbol evolutivo de las hormigas, Martialis heureka ha conservado algunos vestigios morfológicos ancestrales. Este descubrimiento sugiere que existen aún numerosas especies, de un gran interés evolutivo, que aún están ocultas en el suelo de los bosques tropicales ”, se entusiasma el biólogo.


Las hormigas son el fruto de la evolución, ahí tienes 120 millones de años, de insectos vinculados con las avispas que se han transformado en numerosas razas especializadas en la vida subterránea, arborícola o mixta, entre otras cosas. El análisis de ADN de Martialis heureka confirmó su posición filogenética en la base del árbol evolutivo de las hormigas.

Al basarnos en los datos que poseemos y sobre los fósiles, podemos deducir que el antepasado de Martialis heureka se vinculaba con la especie Sphecomyrma que hemos descubierto encerradas en ámbar fósil del Cretáceo, conocida por ser el lazo intermedio entre las avispas y las hormigas”, prosigue el investigador.

Esta nueva parte del rompecabezas se conservó probablemente casi intacta gracias a su presencia en los suelos tropicales que formaban un microclima relativamente estable y que la mantenía al refugio de especies competidoras. Martialis heureka debería permitir delimitar mejor e incluir el proceso evolutivo de las hormigas, que tienen un papel ecológico primordial sobre el planeta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...