Espíritus en Fukushima

Los taxistas se han negado a conducir por la noche por el miedo a llevar pasajeros fantasmas.

El 11 de marzo de 2011 se produjo un terremoto y un tsunami en Fukushima que provocó la muerte de 19.000 japoneses, además de empezar una crisis nuclear con efectos que siguen vigentes hoy día. Ese mediodía, se produjo un temblor de magnitud 9.0 en la escala de Ritcher que provocó un maremoto de más de 40 metros de altura. Las consecuencias fueron devastadoras, ya que el mar arrasó con todo dejando tras de sí muerte y destrucción. El fuerte oleaje dejó en mal estado la central nuclear, que ha provocado el pánico a nivel mundial por los efectos de la radiación.

Trabajos Reconstrucción Fukushima

Voluntarios que trabajan en la reconstrucción de las zonas más destruidas por el tsunami en Fukushima

Los trabajos de reconstrucción de los diferentes pueblos y barrios van más lentos de lo que se desearía. Y es que la muerte y la radiación ha marcado tanto a los supervivientes del accidente, que seguro que es un trauma que tardará muchos años en superarse. Muchos de los paletas y voluntarios han abandonado el trabajo asustados porque según han afirmado, han visto fantasmas. En algunas casas que intentaban reconstruir, han visto aparecerse las familias como si nada, realizando las labores del hogar como un día cualquiera. Pero es imposible que estén ahí, cuando la mayoría de las personas murieron y cuando todo está destruido y no hay nada. Muchos de estos trabajadores han enfermado y ha empezado a correr el rumor de que los muertos les absorbían la energía.

Incluso hay que destacar el terror que sienten los taxistas japoneses, que muchos se han negado a conducir por la noche. Y es que ya son muchos los casos de pasajeros fantasmas. Los trabajadores recogen a los clientes, como de costumbre, pero los espíritus les piden que les lleven a sus casas, que normalmente se encuentran en barrios destruidos completamente. En decirle que ese barrio ya no existe, el cuerpo desaparece como por arte de magia. Por eso, muchos conductores tienen pánico y sufren ansiedad al no saber si llevan un pasajero que está vivo o está muerto.

Este tipo de noticias y situaciones son muy frecuentes en los lugares donde se han producido grandes tragedias. Por ejemplo, en Indonesia, en el año 2004, cuando se produjo el tsunami que causó la muerte de más de 100.000 víctimas, había gente que había llegado a escuchar los llantos de niños y ver sombras perfectamente definidas. Esto no necesariamente tiene que tener una explicación paranormal, sino que también puede ser causado por del miedo y la tristeza que sienten todos los supervivientes por este accidente tan terrible.

Foto: Jetalone en Flickr
Fuente: Cuarto Milenio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...