El telégrafo, 175 años desde su presentación oficial

Se están cumpliendo este mes 175 años de lo fue la presentación oficial del telégrafo, por parte del estadounidense Samuel Morse, un 4 de septiembre de 1837 en la Universidad de Nueva York.

Se están cumpliendo este mes 175 años de lo fue la presentación oficial  del telégrafo, por parte del estadounidense Samuel Morse, un 4 de septiembre de 1837 en la Universidad de Nueva York. Este aparato significó un cambio de grandes proporciones en lo que fue el inicio de la era de las telecomunicaciones modernas.

Telegrafo Morse

El Telégrafo de Morse cumple 175 años

Morse nació en 1791 en el estado norteamericano de Massachusetts, y tuvo en sus primeros años de juventud otras inquietudes, ajenas a la técnica: primero, quiso ser librero y luego se inició como pintor, e incluso hay aún hoy en día cuadros realizados por él en distintos museos del mundo.

En su derrotero vital también fue presidente de la Academia de Diseño de los Estados Unidos y se presentó varias veces como candidato a alcalde de la ciudad de Nueva York, aunque nunca salió elegido. Su vida dio un giro total cuando en un viaje desde Europa, de regreso a su país, oyó hablar, sin querer, sobre el electromagnetismo.

Allí estaba el primer germen del telégrafo: Morse comenzó a pensar, a idear y a trabajar, y no cejó en su búsqueda hasta que lo consiguió. “Para ahorrar tiempo y avanzar en mi invento, viví y comí durante meses en mi estudio. Compraba los alimentos en un comercio, y luego me los preparaba“, contó a su diario sobre aquellos años de empeño.

Lo cierto es que el primer “prototipo” lo montó a partir de un caballete, un lápiz, piezas de un reloj viejo y un péndulo, con estos elementos fabricó un aparato entonces bastante voluminoso. El funcionamiento básico era simple: si no había flujo de electricidad, el lápiz dibujaba una línea recta. Cuando había flujo de electricidad, el péndulo oscilaba y en la línea se dibujaba un zigzag.

Poco a poco, Morse fue mejorando su invento, hasta que finalmente inventó el célebre código que lleva su nombre, con ayuda de un colega. El resultado fue que ya no se transmitían crípticas sucesiones numéricas, sino señales formadas por tres símbolos: punto, raya y espacio.

Con la ayuda de placas de contacto y un lápiz especial, que era dirigido por electricidad, las señales se transmitían por cables.Tenemos gran éxito. Todo el mundo aquí habla de nuestra máquina“, escribió Morse muy orgulloso en una carta dirigida a su hermano.

Pero más allá de la novedad, al inventor le costó encontrar inversores que le financiaran su aparato, así como el respaldo necesario para llevar su proyecto a la práctica. Finalmente, el Congreso de los Estados Unidos aprobó la construcción de una primera línea de telégrafo de 60 kilómetros entre Washington y Baltimore.

Luego, el invento de Morse se popularizó y los distintos gobiernos y empresas apostaron y construyeron otras líneas, de modo, que el su innovador sistema se popularizó.

Samuel Morse falleció en 1872 en la misma ciudad donde presentó su invento, Nueva York, todavía preocupado por el futuro de su dispositivo y su propio éxito.

Foto Wikimedia

Fuente Elmundo.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...