El sol y la luna según la mitología nórdica

Se creía que los astros eran dioses que corrían por el cielo con la intención de ayudarnos a contar los días y los años. Muchas leyendas de transmisión oral hablan desde la mitología nórdica.

Una canción del grupo español de los años ochenta, Mecano, compuso una canción en la que la luna tenía un niño: “Hijo de la luna”, y hoy veremos una leyenda nórdica que hace referencia precisamente a ello.

En los países nórdicos, la luna adquiere figura humana, adquiriendo el nombre de Máni. Como en la mitología griega, los nórdicos también escribían sobre sus dioses y sobre sus aventuras, desencuentros y relaciones personales. Esta diosa se menciona en la Edda poética y también en la Edda prosaica. Estas son compilaciones de escritos que se han realizado en el siglo XII por el escritor Snorri Sturluson, todas ellas provenientes de tradiciones orales de un origen mucho más antiguo.

La Luna vista desde la mitología nórdica

En estas fuentes a las que se habla de esta figura de personificación de la luna, se hace referencia que Máni es la hermana de la personificación del Sol. Además, cuentan las dos fuentes que la dios luna es perseguida por el cielo por el lobo Hati. Esto explicaría el hecho de que la luna se desplace por el cielo nocturno de un lado al otro.

Justo en la estrofa 23 del poema, Vafþrúonismál relata como el Dios Odín desafía al jotun Vafþrúonir con una pregunta respecto al origen del Sol y la Luna. A todo esto el los describe como seres que viajan sobre los hombres. Vafþrúonir responde que Mundilfari es el padre tanto del Sol como de la Luna (Máni) y que el hecho de que estén constantemente recorriendo el cielo es porque necesitan que los hombres cuenten los días y los años, gracias al movimiento que realizan.

Otra explicación muy lógica al fenómeno de sucesión de día y noche. Así con esta leyenda se daba por sentado que tanto el Sol como la luna, eran astros iguales y que no había diferencia. Además de que ambos hacían el mismo movimiento. En aquella época no se sabía que la Luna era un satélite de la Tierra, y que el Sol es una estrella. Al igual que no se sabía que la Luna sí que gira en un movimiento de traslación alrededor del planeta, pero que el sol es estático y que el que se mueve a su alrededor es la Tierra.

Como decimos, intentaban explicar el mundo desde su subjetividad. Una subjetividad que poco de científica tiene, pero tienen algo mágico y encantador a la vez, el hecho de personificar a los astros como seres que corren por encima de nuestras cabezas y que nos ayudan en nuestro vivir diario.

Imagen: Fotopedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...