El satélite GOCE examinará el interior y la superficie de nuestro planeta

La Agencia Espacial Europea (ESA) está a punto de lanzar una misión de una complejidad extrema que tiene por objeto estudiar el campo de gravedad terrestre y construir un mapa de la superficie de referencia (el geoide) de nuestro planeta con una resolución y una precisión nunca antes vista.

El satélite GOCE (Misión de estudio de la gravedad y la circulación oceánica en régimen estable) se lanzará sobre una órbita baja casi-heliosincrónica por un cohete ruso Rockot desde el cosmodromo de Plesetsk, situado en aproximadamente 800 km al norte de Moscú. Su partida está prevista para el miércoles 10 de septiembre a las 16:21 (hora peninsular). El lanzador Rockot es explotado por Eurockt Launch Services, empresa común creada por EADS Astrium y el Centro Espacial Khrounitchev (Rusia).


Imagen: ESA

Este satélite de 1 tonelada de la Esa estará equipado con seis acelerómetros ultra sensibles de alta tecnología, destinados a medir los componentes del campo de gravedad según tres ejes. A partir de los datos recogidos por GOCE, los científicos realizarán un mapa de alta Resolución del geoide, es decir, de la superficie de referencia de nuestro planeta, así como de las anomalías gravitacionales. Este mapa permitirá hacer progresar considerablemente los conocimientos sobre la estructura interna del globo terráqueo y disponer de una mejor referencia para estudiar los océanos y el clima, en particular, las modificaciones del nivel del mar, la circulación oceánica y la dinámica de los casquetes polares. La misión GOCE debería conseguir numerosas aplicaciones en climatología, en oceanografía y en geofísica, y también en los ámbitos de geodesia y de localización.


Para llegar a realizar esta misión, la Esa, sus socios industriales (45 empresas europeas controladas por Talos Alenia Space) y la comunidad científica debieron afrontar un reto técnico impresionante. Se trataba en efecto de concebir un satélite que pudiera evolucionar suficientemente cerca de la Tierra para recoger datos gravitacionales de alta precisión quedando liberado al mismo tiempo de las perturbaciones debidas a la presencia de una atmósfera residual sobre órbita terrestre baja (a 260 km de altitud solamente). Estas dificultades condujeron a la realización de un satélite aerodinámico de 5 metros de longitud, con forma de flecha a la que han dotado de propulsores iónicos de escasa potencia para la compensación del rastro atmosférico.

GOCE es la primera misión básica del Programa de exploración de la Tierra emprendido por la Esa en 1999 con el fin de hacer avanzar en la investigación sobre la atmósfera terrestre, la biosfera, la hidrosfera, la cryosfera y el interior del globo así como sobre sus interacciones, y de comprender mejor las consecuencias de las actividades humanas sobre estos procesos naturales. Será la primera de una serie de misiones de exploración de la Tierra, con cinco lanzamiento previstos durante los dos próximos años.

Otras dos misiones básicas, que abordarán temas específicos respondiendo a preocupaciones importantes para la opinión pública, están en curso de desarrollo: ADM-Aeolus, que estudiará la dinámica atmosférica (2010), y EarthCare, destinada a explorar el equilibrio radiativo terrestre (2013). Tres misiones circunstanciales de exploración de la Tierra, de menor envergadura, están también en preparación: Cryosat-2, que medirá el grosor de los hielos (2009), SMOS, concebida para estudiar la humedad de los suelos y la salinidad de los océanos (2009), y Swarm, que tendrá por objeto seguir la evolución del campo magnético (2010).

Imágenes: ESA

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...