El hombre salvaje

El hombre salvaje es un personaje mitológico muy representado en la Edad Media pero que aún hoy es uno de los seres misteriosos y de quien no se puede afirmar ni negar su existencia. Si bien ha sido dejado de lado por otros seres míticos, su leyenda ha trascendido el tiempo.

Hombres salvajes, representados por A. Durero

Hombres salvajes, representados por A. Durero

Una de las figuras mitológicas que ha quedado un tanto «pasada de moda» es el célebre hombre salvaje, que durante años en plena Edad Media supo ser el centro de atención de las leyendas europeas, siendo representado con mayor fanatismo en el arte alemán e italiano.

Hasta entrado el siglo XVI continuó siendo representado en la heráldica alemana más que nada, aunque aún hoy podemos conocer diversas leyendas que lo rememoran y al ver obras de arte de pintores como Durero podemos llegar a verle. Sin embargo las representaciones más famosas del hombre salvaje se encuentran en la Catedral de Canterbury, la más importante del anglicanismo.

Su descripción no varía según el país, sino que es representado como un hombre cubierto de pelos con un garrote en su mano. Habitaba en los bosques y su misión allí era ser el nexo entre los espíritus de esos lugares con el «mundo humano«, siendo otro ser mitológico de gran importancia en este sentido.

Lisovik, el hombre salvaje de la tradición eslava

Lisovik, el hombre salvaje de la tradición eslava

Una de sus variantes es Basajaun, quien habita en las cavernas y bosques (de hecho, es el señor del bosque) del País Vasco pero contrario a lo que se cree no es un ser malvado sino que colabora con los pastores de la región cuidando por las noches los rebaños de ovejas, mientras sus dueños duermen. Al mismo tiempo es quien da aviso a los pastores cuando una tormenta se avecina, o cuando hay lobos cerca de las ovejas.

El hombre salvaje también es representado en la tradición eslava bajo el nombre de Lisovik, un ser que habita en los bosques pero que a diferencia del salvaje común, el Lisovik posee cuernos y piernas de cabra. Gusta estar en los bosques y según las leyendas es el señor de todos los animales que allí se encuentran, por lo tanto cada movimiento que realizan es por orden de este ser.

El hombre salvaje, siguiendo la tradición, no estaría solo sino que tendría familia, o al menos se suele representar también a la mujer salvaje. Así lo han manifestado los artistas a lo largo del Medioevo y si bien hoy ha sido dejado de lado para tratar seres como el chupacabras, continúa siendo objeto de estudio por parte de investigadores de misterios.

Imagen hombre salvaje: Cherubino en Wikipedia
Imagen Lisovik: Alex Bakharev en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...