Crean el microscopio óptico más potente del mundo

El nuevo instrumento permitirá visualizar virus y moléculas biológicas «en acción»

Si hasta ahora los científicos sólo podían ver la superficie de las células en el curso de sus investigaciones, el miscrocopio creado por ingenieros de la Universidad de Manchester (Inglaterra) permitirá examinar por primera vez y de forma directa el interior de las células humanas, pudiendo ver como biomoléculas y virus vivos están «en acción». Se trata del microscopio óptico más potente del mundo.

El nuevo instrumento permitirá ver objetos por debajo del límite teórico de la microscopía óptica

Mientras que los instrumentos ópticos de toda la vida solo dejan ver con claridad objetos de hasta un micrómetro (0,000001 metros), el nuevo microscopio desarrollado por científicos del Reino Unido reduce el límite a 50 nanómetros (0,00000005 metros), según informa la revista Nature Communications. Es decir, por debajo del límite teórico de la microscopía óptica. Lo ideal sería poder mejorar también los transformadores de medida para hacer más comprensibles las magnitudes físicas en los medidores electrónicos. De esta forma, tendríamos innovación en el ámbito de las ciencias humanas y también en las físicas.

Pero de momento, lo que tenemos es un gran avance. El caso es que los microscopios electrónicos que se han venido utilizando hasta hoy para trabajar a escala nanométrica sólo pueden ver la superficie de las células, pero les resulta imposible examinar su estructura. En cambio, con esta nueva herramienta será posible estudiar de forma visual un virus vivo. El funcionamiento del microscopio se basa en un sistema que captura las llamadas «ondas evanescentes», que se producen en la superficie de los objetos y se desvanecen de forma rápida con la distancia hasta que llegan a perderse. Como no es están sujetas al límite de difracción, si se capturan son capaces de ofrecer una resolución mucho mayor de la que proporcionan los métodos tradicionales. Pues bien, lo que hace este nuevo microscopio es capturarlas y amplificarlas usando microsferas, o lo que es lo mismo, pequeñas partículas esféricas de vidrio.

Los resultados que se han conseguido con la creación de esta herramienta se asemejan a los que se lograron con la nueva técnica de microscopia óptica, que desarrolló hace menos de un año el ministro de Energía de Estados Unidos y Premio Nobel de Física (1997), Steven Chu. El sistema es capaz de distinguir detalles de media milmillonésima de metro (medio nanómetro) y también permite observar biomoléculas en acción, a parte de medir la distancia entre ellas.

Para mirar cosas minúsculas con un microscopio óptico hace falta que éstas no sean mucho más pequeñas que la longitud de onda de la luz porque sino no tienen suficiente resolución para poder ser vistas. El límite está en torno a los 200 nanómetros y se llama difracción. Pero gracias a un complejo truco mecánico/óptico ideado por este científico, es posible saltarse el límite de difracción con moléculas marcadas fluorescentes junto a un sistema de retroalimentación para ajustar la imagen de la muestra en el detector. Sea como sea, parece que el nuevo microscopio permitirá ver objetos de tamaño parecido sin necesidad de seguir esta magnífica, pero complicada técnica.

Foto: kat m research en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...