¿Cómo tratar las quemaduras del sol?

Si sufrimos quemaduras debido a la exposición al sol es importante que reaccionemos con rapidez para ponerles freno.

El sol comienza a calentar con un nivel de intensidad propio del verano y ante esta situación lo que siempre tenemos que tener en cuenta es la importancia de mantenernos a salvo de las quemaduras. La prevención siempre es lo primero y de ello ya os hemos hablado con anterioridad. Pero entendemos que hay muchos casos en los que la prevención no es suficiente y terminamos con una quemadura en nuestro cuerpo que nos puede llevar a pasar muy malos ratos. Por eso es determinante que sepamos cómo actuar en este caso y que así podamos aliviar las molestias de la quemadura de la mejor forma posible.

Aplicar un paño húmedo y frío

El primero de los remedios consiste en que apliquemos un paño frío sobre la quemadura. Podemos hacerlo con una de las compresas frías que venden en farmacias, tanto con una que solo esté fría como con la que hayamos metido en el congelador. En este último caso recordemos no aplicarla con un contacto directo con la piel, ya que sufriríamos dolor adicional. Si nos hemos puesto una pequeña toalla o algún trapo similar, algo que también nos va a servir, lo que recomendamos es que lo cambiemos de vez en cuando para que nos sigamos beneficiando de sus propiedades y de la humedad. Es recomendable que el periodo de tiempo durante el cual estemos con la compresa húmeda sobre la quemadura sea de entre 20 y 30 minutos para que le saquemos el máximo partido.

Date un baño relajante

Otra buena opción es que nos demos un baño tumbados y relajados dentro de la bañera. Lo más recomendable es que pongamos el agua fresquita, pero no hasta el punto de que pasemos frío mientras estamos dentro. Pero por supuesto, tampoco puede ser caliente. La temperatura tiene que estar un poco por debajo de lo que consideramos agua templada. Así, dentro de la bañera, nos podremos quedar entre 10 y 20 minutos. Pero deberemos tener claro un factor: no hay que echar jabón al agua ni ningún tipo de producto químico que pueda llegar a irritar la quemadura y hacernos pasar un rato aún más molesto.

En el caso de que no tengamos ampollas, si no tuviéramos una bañera también podríamos usar la ducha. Si tenemos ampollas y son delicadas es mejor que evitemos la ducha, ya que el contacto con el chorro de agua podría llevar a que sufriéramos daños y más molestias. Además, si nos vamos a dar una ducha sin ampollas también tenemos que tener cuidado con el chorro y la presión de la ducha a la vista de que podría ser perjudicial para el estado de la quemadura.

Después, al salir de la bañera, el reto estará en secarnos. Tendremos que hacerlo con mucho cuidado y delicadeza para no producirnos ningún tipo de daño. Si tenemos la oportunidad de secarnos de forma natural será mucho mejor que hacerlo con una toalla. Todo dependerá posiblemente de las circunstancias y de la posición en la que se encuentren las quemaduras. Si están en posiciones muy localizadas no habrá muchos problemas para secarnos el resto del cuerpo con la toalla y dejar simplemente esa zona para que se seque al aire de forma natural.

Utiliza una crema o pomada para las quemaduras

Hay distintas cremas que podemos utilizar para reducir los efectos de la quemadura, sobre todo pensando en bajar la hinchazón que podamos estar sufriendo. Para conseguir la mejor recomendación lo que podemos hacer es visitar la farmacia que tengamos más cercana y enseñarles la quemadura que hemos sufrido. Si nos dijeran que tiene mala pinta tendríamos que ir al médico directamente, pero es muy posible que con su recomendación tengamos más que suficiente. Algunas de las cremas que se usan incluyen lidocaína o benzocaína como principales ingredientes. En algunos casos también podríamos encontrar estos remedios médicos en forma de spray. El uso de uno u otro dependerá de la situación, de la recomendación y de lo que suela irnos mejor a nosotros, ya que cada persona es diferente. Otra de las opciones es cortisona.

Usa ropa holgada

Lo mejor que podemos hacer para evitar el roce de la quemadura es cambiarnos de ropa y optar por las prendas más holgadas que tengamos. Tenemos que evitar esos roces que nos harán ver las estrellas si no tenemos cuidado. Pero al mismo tiempo no debemos dejar la quemadura al aire libre si vamos a salir a la calle, ya que podríamos exponerla de nuevo a los rayos del sol y que esto empeorase mucho la situación.

Recurre a los calmantes para el dolor

Este remedio es el que menos nos convence a la vista de que para nosotros siempre es una prioridad evitar tomar medicinas que no necesitemos. Pero si tenemos demasiado dolor y no podemos aguantarlo, además de ir al médico el mejor remedio será que tomemos algún calmante que nos recomienden en la farmacia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...