¿Cómo son los búnkers para el apocalipsis de los millonarios?

Cada vez hay más millonarios y personas poderosas que están encargando sus propios búnkers de gran lujo para garantizar su supervivencia.

construcciones para millonarios

No nos gusta pensar en ello. Tampoco nos gusta oírlo. Detestamos imaginar que algo así podría ocurrir. Pero muchos de nosotros, no obstante, pensamos que en el futuro el apocalipsis podría llegar a la Tierra y cazarnos mientras nos tomamos una tostada en la cocina de nuestra casa y miramos Twitter con el smartphone en la mano. ¿Estaremos preparados para ello? El 99% de la población no. Un 1% de la misma sí lo estará y seguirá tal y como si no hubiera pasado nada, viviendo de manera formidable e imaginando un mundo posterior al apocalipsis.

Cuando jugamos a videojuegos o vemos películas de esta temática los supervivientes a los que conocemos normalmente siempre son el mismo tipo de persona: gente aventurera, personas que se pueden sacar muy bien las castañas del fuego y que han vivido toda su vida en tensión. Ni por asomo imaginamos que los supervivientes sean, por lo tanto, millonarios que quizá no hayan tenido que esforzarse mucho en la vida más allá de en lo intelectual.

Aún así, el futuro está muy claro que va a ser distinto al que muestran las películas y que las personas que sobrevivirán, salvo excepciones, serán los poderosos, los ricos y todos aquellos individuos que tienen dinero. Y quizá no sea lo que esperamos de los últimos resquicios de la humanidad, pero es lo que hay para bien o para mal. La cuestión es, ¿cómo va a ser que ellos sobrevivan y nosotros no? La respuesta son los búnkers. Búnkers amigos, nada más.

Hay muchas empresas que han nacido en los últimos años especializadas en la construcción de búnkers, fortificaciones impresionantes que permitirán que los millonarios y sus familias puedan sobrevivir a cualquier tipo de amenaza. Dicen representantes de estas empresas que cuando sus clientes les contactan les piden que los búnkers sean capaces de resistirlo absolutamente todo. Y ese todo incluye desde la caída de un meteorito como el que destruyó la presencia de los dinosaurios en la Tierra, la expansión de una pandemia que diezme la cantidad de supervivientes en el planeta o incluso el inicio de la temida Tercera Guerra Mundial. Dentro de unos límites que no se pueden controlar (como que el meteorito caiga en la zona donde está el búnker), los millonarios quieren tener la seguridad de que estarán a salvo de todo.

El plan de estas personas, políticos, ejecutivos, inversores, personas con mucho dinero que se mantienen al margen del ojo público, deportistas y estrellas del mundo del entretenimiento, se basa en ir directamente al búnker en cuanto se tengan las primeras nociones de que algo malo puede llegar a ocurrir. Los millonarios desaparecerán del mundo público, se aislarán, se despreocuparán por aquello que pueda ocurrir y se quedarán tranquilamente a su aire para continuar con sus vidas. No es precisamente la idea más favorable pensando en el beneficio de la humanidad, pero es el tipo de plan que pueden tener estas personas.

habitación de bunker

Lo que más nos impresiona a raíz de lo que hemos podido leer en un artículo de la CNN sobre el tema, es el aspecto, el estilo y el empaque que tendrán estos búnkers. Nosotros cuando pensamos en un búnker nos imaginamos un lugar cerrado de escaso espacio, con paredes de metal, una instalación bajo tierra en la cual la comodidad no es precisamente lo más notable. Ese es el tipo de idea que tenemos de los búnkers que se remonta, en realidad, a tiempos de la guerra y de una época que ha influido mucho a los productores de cine y televisión. Pero realmente los búnkers como los diseñan hoy día es muy distinto, dado que se apuesta por el lujo, la comodidad y la buena vida.

¿Qué tiene el búnker estándar por el que apuestan los millonarios hoy día? Primero de todo: muchísimo espacio. Son enormes zonas protegidas en las que no hay que preocuparse por lo que ocurra en el exterior y que tienen tanto espacio como queramos. Enormes habitaciones, salones, gimnasios, salas de cine, restaurantes, mega-cocinas, salas de juegos, cuartos de reuniones, en definitiva, todo aquello que podamos imaginar y que bien podría encontrarse en una mansión. Los búnkers tienen campos para hacer deporte, enormes piscinas, jardines artificiales que disponen de sistemas de iluminación que emulan la luz del sol para que parezca que estamos en la calle, circuitos de ventilación a prueba de bombas (nunca mejor dicho), equipos tecnológicos con entretenimiento almacenado para décadas y todos los demás lujos necesarios para vivir.

Los supervivientes del apocalipsis no tendrán que salir del exterior ni siquiera en busca de comida, al menos inicialmente. La cantidad mínima de provisiones que tendrá cada búnker es de comida suficiente para un año por cada una de las personas que estén alojadas en él. A partir de aquí los millonarios pueden solicitar que se llenen los búnkers con mucha más comida y recursos, siempre enfocándose a alimentos que puedan superar el paso de los años. El entretenimiento, la luz, el agua y todo lo demás, ayudará a que no sea necesario salir del búnker.

También hay algunos mega-complejos que apuestan por crear zonas residenciales a modo de búnker en las que se crearán pequeñas civilizaciones de supervivientes. Es un concepto distinto que está siendo fomentado, teóricamente, por algunos gobiernos. Han pensado en dar alojamiento a políticos de importancia y distintos expertos en compañía de sus familias para que puedan formar una nueva sociedad y vivir en armonía en esa nueva situación mundial que se produzca. Estos mega-búnkers también dispondrán de todos los lujos e incluso algunos nuevos. Como son búnkers mucho más extensos y de mayores dimensiones tendrán su propio sistema de transporte para que los supervivientes puedan desplazarse por las distintas estancias y disfrutar de la vida como en el mundo actual. Estos búnkers tienen en mente que haya restaurantes, tiendas, salas de ocio, discotecas, bares y todo tipo de lugares en los que las personas puedan invertir su tiempo.

viviendas para ricos

Las empresas que se ocupan de la construcción de búnkers hablan de cómo el mundo está teniendo cada vez más interés en resguardarse en estas instalaciones que podrían marcar la diferencia entre sobrevivir y fallecer si llega, como dicen, el día del apocalipsis. Personas de gran fama como Bill Gates evitan contratar a estas entidades porque han optado por construir sus propios búnkers con empresas privadas bajo indicaciones muy claras que les permitirán sobrevivir si ocurriera algo drástico. Quizá al final no ocurra nada de nada y todo el gasto de dinero que se está llevando a cabo en este tipo de construcciones caiga en saco roto y no haya que preocuparse por nuestra supervivencia.

Lo que está claro es que la incertidumbre provoca que las personas tomen decisiones complejas que dependiendo de cómo lo miremos puede llegar a ser excesivo. Se dice que solo un 1% de la sociedad actual se puede permitir construir estos búnkers y que el resto quedará totalmente a su suerte para intentar sobrevivir de una manera diferente. En cualquier caso, sería recomendable que no nos comiéramos demasiado la cabeza pensando en el futuro y que de momento vivamos la vida al máximo, especialmente si no contamos con un presupuesto millonario que nos dé la oportunidad de construir un búnker.

Vía: CNN

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...