¿Cómo se graban las imágenes más sorprendentes?

La cámaras de lata precisión y las microcámaras de fibra óptica son las grandes aliadas de los creadores de documentales que se valen de ellas para captar a la perfección aquello que el ojo no es capaz de ver.

Una de las imágenes más típicas que podemos ver en los documentales científicos es la de un objeto que va a una enorme  velocidad e impacta contra una superficie. Aunque el movimiento es mucho más veloz de los que podemos asimilar, los realizadores  consiguen captar al detalle cada segundo del impacto y reproducirlo a cámara lenta.

¿Cómo lo hacen? Está claro que pare cualquiera de nosotros sería muy difícil, por no decir imposible, conseguir ese mismo resultado con una vídeo cámara y pos ello, los operadores  contratados para este tipo de trabajos empelan unos aparatos especiales llamados  Cámaras de alta velocidad  o Caméra d’imagerie scientifique, que son las que permiten captar esas imágenes que nos dejan con la boca abierta.

Imagen del documental El cuerpo humano de National Geographic.

Si bien una cámara de vídeo normal es capaz de captar  entre 24 y 30 imágenes por segundo dependiendo del formato de grabación ( 24 imágenes en las cámaras que graban con formato Pal y 29 en las NTSC), este tipo de cámaras logran resultados tan sorprendentes porque son capaces de ir mucho más allá del propio ojo humano llegando a captar hasta 969 imágenes por segundo, 200 imágenes con la resolución más alta de 640 x 480. Visto eso, no es extraño que las imágenes grabadas sean , como mínimo, impresionantes, ya que permiten exhibir todos los detalles de movimientos imposibles.

Otro de los focos de atención de cualquier  documental es el de las imágenes generadas por ordenador del interior del cuerpo humano. Aunque muchas de ellas están retocadas, es obvio que los realizadores han necesitado una base sobre la que trabajar para obtener esas imágenes que muchas veces se nos presentan hasta en 3 D. En estos casos, las microcámaras de fibra óptica suelen ser las mejores aliadas de los realizadores que pueden obtener imágenes del interior de nuestro organismo.

Se trata de las mismas cámaras que emplean los robots quirúrgicos empleados por los médicos para las intervenciones, que proporcionan una resolución más que suficiente para que, una vez tratadas, los datos obtenidos se puedan convertir en las maravillas que vemos a través de la pantalla. Uno de los casos más famosos de este tipo de empleo de las cámaras fue la serie documental de National Geographic El cuerpo Humano, en la que los espectadores tuvimos la oportunidad de contemplar desde dentro como trabajan los diferentes músculos de nuestro organismo.

Y es que las imágenes obtenidas con este tipo de cámaras empleadas por los creadores de los documentales, son un ejemplo más de cómo la tecnología más puntera, bien utilizada, se puede convertir en una ventana increíble a conocer lo que nos rodea.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...