Como se descubre un planeta

Alguna vez nos habremos preguntado como se descubren los planetas. Uno de los métodos más habituales es el estudio de su reflejo en la luz que emanan las estrellas en torno a las que orbitan. También el telescopio Kepler está ayudando a descubrir nuevos astros.

Planetas como Júpiter (derecha) o Venus (debajo) se pueden observar desde la Tierra sin telescopio.

Seguro que más de una vez hemos visto en las noticias que la NASA había descubierto un planeta situado a miles de años luz, que podría estar habitado o que es similar a la Tierra. También puede ser que en una noche clara, al mirar al cielo, entre un sinfín de estrellas hayamos visto brillar a Venus, nuestro planeta vecino. Si somos curiosos, nos habremos preguntado como se ha descubierto ese planeta tan y tan lejano o por qué se decidió que Venus era un planeta y la estrella que vemos a su lado no.

Los planetas más cercanos a la Tierra -Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno- se conocen desde hace siglos. Urano y Neptuno fueron confirmados como planetas en los siglos XVIII y XIX, aunque hacía años que se conocía su existencia; y Plutón se descubrió en 1930, aunque en 2006 se rebajó su categoría a la de planeta enano. Todos ellos se pueden ver desde la Tierra utilizando un telescopio, pero esta estrategia no se puede utilizar para observar planetas lejanos porque la luz que emiten no llega a la Tierra, ya que queda oculta por la de las estrellas.

Si que podemos captar la luz que emanan las estrellas alrededor de las que orbitan estos planetas, lo que abre las puertas a la posibilidad de ver reflejado su paso. Cuando los astrofísicos observan una estrella fijamente, del estudio de su luz se desprenden características como su intensidad. En el momento en que la trayectoria de un planeta se cruza entre la estrella y la Tierra, distorsiona las características de la luz que nos llegan, y es ahí cuando los científicos descubren el planeta y sus rasgos como la dimensión, su órbita e incluso su distancia con la estrella. Esta es la vía principal de búsqueda de planetas lejanos.

Otro de los métodos que ha puesto en marcha la NASA para encontrar planetas desconocidos hasta ahora ha sido el lanzamiento al espacio del telescopio Kepler. Con él, espera encontrar planetas fuera del Sistema Solar que tengan unas características similares a las de la Tierra y, por tanto, sean capaces de albergar vida. De momento, Kepler ha descubierto bastantes nuevos planetas, algunos con características que hasta ahora no se habían visto. Es el caso de Kepler-34b y Kepler 35-b, que giran alrededor de dos estrellas, igual que hacía en ‘La guerra de las Galaxias’ Tatooine, el planeta donde vivían Luke y Anakin Skywalker.

Los cuerpos descubiertos por el Kepler o por los científicos, para ser considerados planetas, deben cumplir con las tres condiciones impuestas por la Unión Astronómica Internacional: orbitar alrededor de una estrella, tener una masa suficiente para que la gravedad se imponga a los cuerpos rígidos y tener dominancia orbital, es decir, que en torno a ellos solo graviten sus satélites.

Foto: dsearls

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...