¿Cómo es el universo paralelo donde el tiempo avanza al revés?

Estudios recientes confirman teorías, desmentidas por otros científicos, de que podría existir un universo paralelo en el que la sociedad avanza hacia atrás.

Los expertos avisan, después de todo el revuelo que se ha creado en los últimos días, acerca de cómo todavía hay una ciencia pendiente de descubrir, una ciencia que se desconoce y que explicará muchos aspectos hasta ahora inexplicables. Se deja abierta la puerta, aunque sea pequeña, a la posible existencia de un universo paralelo en el cual el tiempo avanza al revés. Es decir, un lugar en el cual mañana no será 31 de mayo, sino que sus habitantes saltarán al día 29 de mayo. Es un mundo que comenzó en otro punto, uno que desconocemos, y que poco a poco se va acercando a nuestro inicio mientras nosotros nos acercamos a su «final».

Por supuesto, no sabemos si en ese universo paralelo mañana será 29 de mayo, puesto que eso significaría que existiría una distancia exacta en ambas direcciones. Probablemente, si es cierta la teoría que han defendido algunos expertos, mañana en este universo paralelo no será 29 de mayo de 2020. Podría ser, en el mejor de los casos 29 de mayo de 2035 y en el peor de los casos quién sabe si Juana de Arco se está preparando para una batalla.

Los científicos, después de que se presentara esta teoría acerca de la existencia de un universo paralelo, han tratado de explicar todo lo que implica. Hablan de dos elementos clave que se deben entender para poder visualizar de una manera adecuada de lo que se está hablando: el experimento ANITA (Antarctic Impulsive Transient Antenna) y los neutrinos.

El experimento de la NASA consiste en hacer que un globo de helio sobrevuele la Antártida a 37 mil metros de altura, muy por encima de la parte por la que pasan los aviones en los que viajamos. Mientras está volando las antenas que están colocadas en el globo se ocupan de realizar periodos de escucha de nuestro cosmos. En el proceso lo que detectan son los neutrinos, las partículas que llegan a nuestro planeta y de las que todavía se desconocen muchos aspectos. Porque los neutrinos son partículas invisibles que atraviesan todo tipo de cuerpos e incluso que se cruzan por nuestro cuerpo a diario. Según las estadísticas que publican los científicos, se supone que a diario hay millones y millones de neutrinos que nos atraviesan sin que percibamos nada de nada. Por ello el argumento general es que aún hay mucho que entender sobre los neutrinos y acerca de los descubrimientos que está haciendo el proyecto de la NASA.

Además de esto, lo importante es que ANITA ha tenido algunos momentos en los últimos tiempos en los que ha llevado a cabo la detección de fenómenos extraños, situaciones inexplicables que han sido recogidas por las antenas y a las que no se ha podido dar un razonamiento en condiciones. Uno de estos fenómenos es el que algunos científicos se han atrevido a denominar como un universo paralelo en el cual la interpretación muestra que el tiempo avanza en la dirección opuesta. Por supuesto, otros de los científicos han desmentido esta idea y se han apresurado a poner la información en orden de manera que los ciudadanos y aficionados no comiencen a pensar en ideas locas o teorías descabelladas acerca de lo que el mundo todavía no ha explicado de los misterios de la ciencia.

Pero esto no evita que nos interese explorar el concepto de un universo paralelo donde el tiempo pudiera ir hacia atrás. Sería una historia interesante y seguro que podría dar para elaborar algún que otro libro. La idea llevaría el «concepto Benjamin Button» al máximo exponente, englobando a un concepto general de toda su sociedad y no solo de una persona. ¿Explicaría esto que el protagonista de la famosa película interpretada por Brad Pitt podría haber estado desplazado desde ese universo paralelo por alguna extraña razón? Sería una teoría apasionante.

Imaginemos una historia en la que se desarrolla el concepto del universo paralelo que regresa en el tiempo en la cual se hace un crossover con Benjamin Button (loquísimo), sirviendo la vida de este como caso que ha llevado a la investigación de lo sucedido por ambos universos y que sirve así para que estos se conecten y puedan aprender más unos de los otros. Ambos universos se podrían beneficiar de forma mutua de manera significativa si pudieran conocer qué es lo que va a ocurrir a continuación en cada uno de sus futuros. Sería apasionante.

Tengamos en cuenta, por otro lado, que la historia de Benjamin Button no era la primera que se escribía con este tipo de concepto. Antes o después distintos novelistas han escrito acerca de personajes que, en vez de envejecer, rejuvenecían. Es el caso de obras de Samuel Butler, Oliver Onions, Roda Roda o J. G. Ballard. Existe un interés natural por este tipo de concepto que quién sabe si en algún momento se llegará a entender de una manera más real debido a los descubrimientos de ANITA.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...