¿Cómo era el extinto rinoceronte lanudo?

El rinoceronte lanudo es un antepasado de los rinocerontes actuales que se caracterizaba por contar con un cuerno anterior de gran extensión.

Lamentablemente, a lo largo de la historia han sido muchos los animales que han desaparecido. Por un motivo u otro se han extinguido y solo hemos sabido de ellos debido a restos y descubrimientos encontrados. En el caso del rinoceronte lanudo, hay que decir que por avatares del destino la humanidad ha llegado a tener la oportunidad de conocer el animal de una manera mucho más completa que con otras especies desaparecidas. El motivo es que se han encontrado varios especímenes en buen estado, tan bueno que con ellos se ha podido confirmar la integridad de sus rasgos, aspecto y características.

Existió en el año 8000 a. C., en el Pleistoceno. Se mantuvo sobre la Tierra hasta su desaparición en el periodo glacial definitivo que tuvo lugar sobre el planeta. Era un animal que habitaba el centro de nuestro país, así como otras partes de Europa. Era fácil encontrarlo en Reino Unido, extendiéndose por Europa hasta llegar al Norte de Asia, en lugares como Mongolia. También habitaba el sur de Siberia.

Su nombre se debía a la gruesa capa de pelo que tenía su piel, la cual le permitía mantenerse inmutable incluso en periodos en los que la temperatura glacial resultaba excesivamente reducida.

Pero tenía otros rasgos que le caracterizaban. Uno de ellos era la presencia de dos cuernos de dimensiones singulares: uno anterior de gran extensión encima de la nariz (61 cm) y otro posterior entre los ojos mucho más corto. Su cuerpo era muy robusto, con patas pequeñas, un largo que pasaba de los tres metros (casi 4) y un alto de dos metros. Tiene reminiscencias al rinoceronte de Sumatra, del cual se podría decir que es su antepasado más posible.

De los rinocerontes lanudos, los de Sumatra han conservado un pequeño indicio de sus características, siendo el único pariente lejano que les queda. Además, hay que decir que el rinoceronte de Sumatra también se encuentra en peligro de extinción, habiendo muy pocos ejemplares vivos. Los lanudos también tienen ciertas similitudes con los rinocerontes blancos, a los que superaban ligeramente en tamaño.

Hasta hace relativamente poco tiempo la única representación que tenía la humanidad de este animal eran pinturas rupestres encontradas en distintas partes del mundo. Pero un día, prácticamente de una manera milagrosa, en un pozo de brea de Polonia se encontró un ejemplar de este animal que se encontraba en un estado prácticamente perfecto. Lo único que le faltaban eran las pezuñas y el pelo, pero todo lo demás se conservaba. Ese ejemplar se encuentra expuesto en el Museo de Historia Natural de Cracovia y se han realizado algunas réplicas que se pueden encontrar en otras partes del planeta.

Con el tiempo los expertos no han tenido que conformarse con este ejemplar encontrado en Polonia, puesto que se han llegado a descubrir otros restos del rinoceronte lanudo. En especial destacan los restos congelados encontrados en Siberia, en el permafrost, donde se han conseguido varios ejemplares y partes de los rinocerontes. Uno de los primeros descubrimientos en este contexto se realizó ya en 1771, cuando se encontraron piernas, cabeza y piel, así como en 1877, cuando también se consiguió una pierna y una cabeza.

A lo largo de los años se encontraron muchos más rinocerontes lanudos. En el lugar de descubrimiento del espécimen de Polonia que hemos comentado antes también se descubrieron otros tres cuerpos de rinocerontes en distintos estados. Incluso se ha llegado a encontrar la momia de un rinoceronte lanudo de solo unos meses, del cual se conservaba incluso el pelo. Con estos descubrimientos la humanidad ha podido conocer más en profundidad la forma en la que vivió este animal extinto.

Uno de los datos importantes es la relación que tenía con los humanos a la vista de que hay multitud de pruebas acerca de cómo las personas los cazaban de forma habitual. Por ejemplo, en algunos de los ejemplares de rinoceronte lanudo que se han encontrado se pueden apreciar signos del ataque de los humanos en sus cuerpos con armas de la época. También se han encontrado cuernos y huesos de rinocerontes que eran utilizados por las personas de ese tiempo con distintos objetivos, como construcción de herramientas y utensilios.

¿Pero qué llevó a que se extinguieran? Unos animales tan poderosos, que habían sido capaces de ajustarse incluso a los climas más bajos y sobrevivir en una situación crítica, desapareció dejando solo un rastro de momias, cuerpos congelados y fósiles. ¡Qué pasó en realidad? Una teoría es que se extinguieron debido a la caza de los humanos. El descontrol en la caza podría haber llevado a que desaparecieran todos los ejemplares. Otra teoría es que su desaparición se produjo debido al cambio climático, algo que explicaría porqué desaparecieron al mismo tiempo que otras especies.

Y la última posibilidad, la cual se ha puesto de moda en los últimos años, explica que el motivo de la desaparición fue una súper-enfermedad. Teóricamente, esta enfermedad la habrían portado los humanos y en sus desplazamientos por el mundo la habrían llevado hacia distintos animales que, sin preparación para tales virus, podrían haber muerto de forma global debido a ello.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...