Cartas de Seguridad Nacional

Cartas que tienen todo el derecho de exigir la información precisa, datos personales, económicos. ¿Cómo funciona esta herramienta que el FBI utiliza sin ningún reparo?

Las Cartas de Seguridad Nacional, son un documento que sobrepasa cualquier tipo de restricción y que no tiene que responder ante ningún tribunal ni ningún tipo de control burocrático. Este estilo de documentos viene registrado en el artículo 215 de la Constitución estadounidense. Es tan secreto la existencia de estos documentos que revelar su propia solicitud es en sí misma una violación a la seguridad nacional.

Carta de Seguridad Nacional

Las cartas de Seguridad Nacional son emitidas por los agentes del FBI, pero no tienen ni que pedir un permiso a los tribunales ni nada por el estilo. Ellos van directos a las empresas y les exigen información confidencial sobre todo lo que realizan, sobre sus clientes y lo que necesiten en ese momento. La empresa debe de cumplir con la solicitud de información sin ninguna demora o las cosas se les complicaran. Además, éstas no pueden hacer público el hecho de que han recibido dicha carta o solicitud. Esta herramienta el gobierno la utiliza como un elemento más proteger al país de los ataques terroristas.

Según el Washington Post, más de 30.000 Cartas se publican cada año. Y eso es solo una estimación de fuentes anónimas. El número real de cartas publicadas puede ser mayor, pero la cifra real nunca la sabremos. En su origen, estas cartas de seguridad fueron utilizadas con moderación para rastrear las transacciones financieras ilegales, pero ahora se ha transformado en una herramienta para la recopilación de información sobre ciudadanos estadounidenses.

Uno de los artículos de la Cuarta Enmienda del estado declara “el derecho del pueblo a la seguridad en sus personas, domicilios, papeles y efectos contra registros e incautaciones irrazonables, no será violado y no se expedirán órdenes, sino en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o las cosas que hay que aprovechar”. Esto es lo que asegura el artículo, pero el Tribunal Supremo dictaminó en el 1970 que este derecho no incluye la protección de la información facilitada a las empresas.

Así, sucesivas leyes han ido dando más libertad a los agentes y a esta carta para su facilidad de uso y de manejo. Ya sabéis, cuidado con los datos que aportamos a las empresas porque en el mismo momento en que esos datos se dan, ya pasan a ser posesión de las burocracias gubernamentales.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...