Ese anuncio me está grabando

El New York Times destaca en un artículo la reciente invasión de los “anuncios con ojos”, escaparates y tablones que parecen normales y corrientes pero que incluyen una cámara que es capaz de analizar la fisonomía de la gente que se para a leer y determinar su edad y sexo según patrones bastante fiables como la forma y tamaño de la mandíbula o la distancia entre la nariz y la barbilla.

Las cámaras pasan casi desapercibidas —son un pequeño punto en el anuncio- y no se transmite ninguna imagen real de la persona, sólo los datos que ha evaluado la máquina y el tiempo que la persona ha pasado mirando. Algunos incluyen contenido interactivo y muestran un vídeo sólo cuando alguien está mirando o destinado a un público específico —mujeres, hombres de edad avanzada, etc…-

La tecnología, sin embargo, no convence a todos. Para muchos supone una cámara más situada en un lugar público —en algunas ciudades las cámaras de seguridad se han convertido en parte del paisaje urbano-. Las empresas detrás de este tipo de anuncios aseguran que aunque técnicamente es fácil archivar imágenes, no lo están haciendo, pero queda la duda de si, en algún momento, se verán obligadas a hacerlo por orden de algún gobierno o ayuntamiento. ¿Peligroso?

Fuente: El Mundo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...