El caballo fue domesticado hace más de cinco mil años

Rastros de domesticación del caballo que se remontan a 5.500 años indican que su domesticación tuvo un impacto aún más importante de lo que se pensaba sobre la civilización.

el-caballo-de-leonardo-da-vinci

El caballo de Leonardo da Vinci. Source Commons

Importantes manadas de caballos salvajes recorrían la estepa de Asia Central en el cuarto milenio antes de nuestra era. Este tiempo corresponde al final del neolítico, y es en ese momento cuando los hombres de la cultura Bottai habrían aprendido a domesticarlos por primera vez, hace 5.500 años.

Un equipo de investigación internacional, que está asociado con el laboratorio de arqueozoología del Museo Nacional de Historia Natural de París, descubrió rastros inéditos de domesticación en esta región del norte de Kazajstán.

Entre estas pistas figuran mandíbulas de caballo que llevan marcas de lo que podría ser la domesticación. De esta forma, ¿podría demostrarse que el hombre ya se subía a los caballos y los domesticaba?

Alan Outram, de la universidad de Exeter (Gran Bretaña), que acaba de publicar sus conclusiones en el estudio Science, explica que las osamentas de los caballos de la cultura Botai son muy diferentes de los de los caballos salvajes encontrados en la misma región. En cambio, son perfectamente similares a los caballos domésticos de la edad del bronce, que llegaron de 1.500 a 2.000 años más tarde.

Eso aclara así una duda sobre su origen y su naturaleza, e indica que los hombres de la cultura Botai ya operaban una selección entre estos animales favoreciendo algunas características que presentaban ventajas bajo su punto de vista.

Esta civilización, así como las siguientes, no se conformaban con utilizar a los caballos como montajes, sino que consumían también la leche. En efecto, los residuos de grasa observados sobre algunas alfarerías Botai presentan, tras un análisis químico e isotópico, algunas características de la leche de yegua. Ésta sigue utilizándose aún en la región y sirve de base para la fabricación del koumiss, una bebida alcoholica a base de leche de yegua fermentada.

El hecho de hacer remontar un milenio el origen de la domesticación del caballo, los investigadores ponen nuevos retos a los estudiosos de la prehistoria. Está claro que con ello se facilitaba el desplazamiento de los seres humanos, el arte del comercio y también de la guerra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...