Cómo detener un auto sin frenos

Algunos consejos prácticos sobre como actuar si nuestro vehículo se queda sin frenos.

Quedarnos sin frenos cuando estamos circulando con nuestro automóvil es realmente una situación límite y si bien generalmente pensamos que a nosotros no nos pasará, es un acto de responsabilidad para con nosotros mismos y para con los que nos acompañan saber cómo reaccionar ante una situación así.

Lo primero es no entrar en pánico ya que una sobre-reacción lo único que hará es agravar aún más el problema. Debemos quitar el pié del acelerador para no arriesgarnos a aumentar más la velocidad. Si nuestro automóvil tiene control de velocidad de crucero, quitar el pié del acelerador debería ser suficiente para que se desactive, pero no está de más asegurarnos que el comando de velocidad crucero está en la posición de desactivado.

Prestemos atención ahora a como se siente el pedal de freno. Si es suave y se va al suelo, probablemente tengamos bajo el nivel de líquido de freno, problemas con el cilindro de freno. En ocasiones es posible recuperar algo de presión de frenado efectuando varios bombazos con el pié.

Si, en cambio, el pedal está totalmente duro, lo más probable es que tengamos alguna obstrucción en el pedal o algo bajo el capot esté impidiendo que se transmita el movimiento que nace en el pedal. Trate de sentir con el pié o eche un vistazo rápido para detectar si algo obstruye el pedal.

Como decíamos anteriormente, bombear repetidamente los frenos puede generar la presión de frenado suficiente como para lograr detener el vehículo. A veces, toma algo de tiempo por lo que no hay que desistir e intentarlo repetidamente, incluso si el vehículo está equipado con frenos ABS.  El ABS sólo se activa cuando el vehículo está frenando muy fuerte, lo cual no es este caso.

Ya sean hidráulicos o de aire, los frenos rara vez fallan todos a la vez. Mantenga el pié apretado hasta el suelo.

Si nuestro automóvil tiene caja manual de velocidades, vayamos reduciendo las marchas en la medida de las posibilidades pues esto hará que bajemos la velocidad aprovechando la fuerza del motor. A menos que sea estrictamente necesario es conveniente hacer esto en forma pausada ya que podría ocasionar pérdida del control del vehículo.

Cuando hemos logrado reducir la velocidad podemos ayudarnos con el freno de estacionamiento, que accionaremos lentamente pues si lo activamos con brusquedad podemos ocasionar que el vehículo se vaya de control ya que actua sobre las ruedas traseras solamente.

Si logramos disminuir la velocidad pero aún no logramos detenernos, como último recurso puede intentarse utilizar el terreno para frenar completamente. Si hay tierra cerca o pastizales o arbustos bajos, pueden ayudarnos a detener la marcha.

Fotografía: stephen hanafin en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...