¿Qué misteriosas señales de radio han sido detectadas de otra galaxia?

Los científicos detectan unos patrones reiterativos de señales de radio que podrían indicar que hay vida en otros lugares.

Espacio

¿Estamos solos en el universo? ¿hay alguien más ahí fuera? las preguntas de siempre van pasando de generación en generación. Seguro que ya en la antigüedad había quienes miraban a las estrellas y pensaban en algo más que dioses. Seguro que había quienes imaginaban otros mundos, otros planetas, otras estrellas llenas de civilizaciones distantes y particulares. Pero hasta ahora no hemos tenido ninguna confirmación, ni siquiera con el uso de la tecnología más avanzada. Hoy tenemos nuevas noticias, indicios, pistas, que podrían indicar que sí, que hay alguien más por ahí, o que al menos lo ha habido.

De lo que os hablamos son de unas ondas de radio a modo de ráfagas cortas que se han repetido y que han sido detectadas procedentes de un lugar mucho más allá de la Vía Láctea. La buena noticia es que en esas grabaciones que han detectado los científicos se puede ver un patrón que se repite varias veces, lo que puede ser algo más que fruto de la casualidad. La mala noticia es que la distancia que nos separa de la fuente de la emisión es tal que posiblemente si alguien las mandó en su momento es posible que ya haya desaparecido (quizá no como especie, pero sí como ser individual al menos, lo que sigue dejando cierta esperanza).

Las ondas de radio en cuestión se miden en milisegundos y antes de que nadie descorche el champán hay que decir que no son algo extraño en el espacio. Lo raro es que haya un patrón y que se repitan, pero como ya se sabe, las explicaciones de ello pueden ser varias y los científicos van a separarse todo lo posible de apostar por “las ha enviado alguien inteligente”.

Ya hubo otra ocasión, en este caso en 2015, en el cual se detectó un patrón de ondas de radio como estas que recibió el nombre técnico de FRB 121102. Desde entonces se ha estado investigando, pero es complicado hacer determinaciones concretas sobre el origen de las mismas. La nueva repetición de ondas se ha denominado FRB 180814.J0422+73 y procede exactamente de la misma localización que la primera (punto a favor de que haya algo más detrás de su emisión). Pero como decíamos, la distancia que nos separa es de 1,5 mil millones de años luz, por lo que la posibilidad de un contacto es más que improbable a día de hoy.

Galaxia

Hay más buenas noticias. Una de ellas es que el telescopio de radio que se utilizó para este descubrimiento aún no estaba en su fase definitiva ni rendía a máxima capacidad. La detección se produjo en el verano del pasado año 2018 y se ha estado trabajando desde entonces para poder exprimir el potencial de la máquina en su máximo esplendor. Eso podría aumentar las posibilidades de éxito en la detección. Los científicos creen a ciencia cierta que pronto se producirán más grabaciones de este tipo de ondas con patrón y que la reiteración de los descubrimientos llevará a que poco a poco se pueda arrojar luz sobre lo que se esconde detrás de ellas. Es fundamental que se pueda seguir investigando y que poco a poco los científicos puedan resolver lo que ellos han denominado como “enigmas cósmicos”, misterios que están poniéndose ante ellos para que unan las piezas y puedan llegar a una resolución definitiva.

Si no son el resultado de una civilización inteligente mandando señales, estas ondas de radio podrían ser la consecuencia de un poderoso fenómeno astrofísico que aún no ha sido analizado. Las primeras ondas se registraron a una frecuencia de 700 mhz y estas últimas han caído hasta 400 mhz, por lo que podría tener sentido que la intensidad se fuera aminorando con el tiempo. También es posible que signifique que las emisiones de radio se hayan realizado desde distintos puntos, dado que estaría implicando que han llegado a ser detectadas desde nuestro planeta con un mayor o menor nivel de intensidad dependiendo de la posición. Eso nos haría volver a pensar en que hay alguien ahí, incluso varias personas.

También hay quien cree que podría ser el residuo de una supernova o algún otro efecto similar que haya quedado por la galaxia y que esté provocando esos efectos actualmente. En cualquier caso, vamos a tener que esperar a que se realicen más investigaciones o que se detecten nuevas señales de radio que sigan los mismos patrones para comprobar qué es lo que hay detrás de su origen. La comunidad científica se divide entre imaginar/creer/desear que estas ondas han sido el resultado de una acción por parte de algún tipo de civilización y los que se agarran de manera absoluta a la idea de que se trate de un efecto de la galaxia que tenga una explicación absolutamente técnica que no abra la posibilidad de que la humanidad no esté sola en el universo.

Vía: CNN

Foto: theartofsounds2001O12

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...