¿Qué es un eclipse?

Veamos en este post de Aprender Gratis de qué se trata un eclipse: justo que en estos días hemos estado escuchar hablando de “eclipse” gracias al reciente eclipse solar total que aconteció el 12 de noviembre, nunca está de más entender mejor de qué se trata.

Eclipse solar total

Eclipse solar total

Justo que en estos días hemos estado escuchar hablando de “eclipse“, ya que se pudo observar el fenómeno del eclipse solar del 12 de noviembre, bien valdrá explicar en qué consiste un “eclipse”, su definición y tipos posibles. Pues bien, en principio habrá que saber que el término “eclipse” proviene del latín eclipsis, cuyo origen es un vocablo griego que significa “desaparición”.

Aunque no se trata de una desaparición, sí de una ocultación, es decir, que se da cuando un astro se interpone ante otro cuerpo celeste dejando oculto el primero, sea de manera parcial o total.

Los eclipses forman parte de los fenómenos celestes conocidos como “sizigia“, que se dan cuando un planeta o la Luna se encuentran en línea con la Tierra y el Sol. La sizigia de la Luna tiene lugar con la luna llena (es decir, plenilunio) y la luna nueva (novilunio).

Pues bien, los eclipses más comunes son los del Sol y los de la Luna, y son los más visibles desde la Tierra. A grandes rasgos, en el primer caso, es el Sol el que es cubierto (en parte o en su totalidad) por el satélite de la Tierra, que se interpone entre ambos, y en el segundo caso, es la Tierra la que se interpone entre la Luna y el Sol, de forma tal que la oscurece.

Entonces, retomando: un eclipse solar lleva al oscurecimiento total o parcial del Sol que acontece cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol. Suele ser sólo visible desde una determinada franja de la superficie terrestre, ya que dependerá de la región donde la Luna proyecte su sombra sobre la Tierra, que será el cono que quede en la penumbra (se lo conoce como cono de sombra).

De este modo, quienes se encuentren sobre esa región podrán observar cómo el disco de la Luna se superpone al del Sol: si es un eclipse total, quedará totalmente cubierto, y si es parcial, podrán ver sólo una parte cubierta.

Pero también se puede dar un tercer caso, el llamado eclipse solar anular: ocurre cuando la Luna nueva se encuentra en el nodo a una distancia mayor con respecto a la media, entonces su diámetro aparente es más reducido con respecto al habitual y su disco no alcanza a cubrir exactamente el del Sol.

Ya en el caso del eclipse lunar, como se dijo, acontece cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, lo que lleva a que esta última entre en el cono de sombra de la Tierra y, como resultado, se oscurezca. Tienen lugar únicamente cerca de la fase de luna llena, y pueden ser observados desde amplias zonas de la superficie terrestre, en particular, desde todo el hemisferio que no es iluminado por el Sol, siempre que la Luna se encuentre por encima del horizonte.

Vale destacar que en estos casos muy raramente la desaparición de la Luna es total; más bien sucede que su disco queda iluminado por la luz dispersada por la atmósfera terrestre y adquiere un halo rojizo.

La sombra total o umbra producida por nuestro planeta queda rodeada por una región de sombra parcial llamada penumbra. En las etapas iniciales y postreras del eclipse lunar, la Luna entra en penumbra. Pueden darse los los eclipses totales de Luna, los parciales de Luna, y los eclipses de penumbra, cuando la Luna pasa sólo a través del cono de penumbra (casi no visibles a simple vista).

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...