Los astronautas de la ISS tendrán la compañía de un humanoide

Los habitantes de la ISS contarán en breve -como Luke Skywalker- con la ayuda de un humanoide para realizar sus tareas. Bautizado como R2, es el primer paso del Proyecto M, que prevé enviar a la Luna como astronautas tan sólo a androides debido a los recortes presupuestarios.

 

Como si de La Guerra de las galaxias o cualquier otra serie de ciencia-ficción se tratara, los astronautas de la Estación espacial Internacional estarán muy pronto acompañados por el primer humanoide enviado al espacio.

Construido por la NASA y la General Motors en un proyecto conjunto, ha sido bautizado como Robonaut 2 o R2 –evidente homenaje a la película antes citada- y ayudará a los investigadores allí destacados a realizar sus trabajos.

Foto del mítico R2D2

El mítico androide R2D2

 En principio, hará las labores más sencillas pero sus creadores tienen grandes planes para él o, mejor dicho, para sus ‘sucesores’, pues se prevé que próximas versiones puedan desarrollar cualquier tipo de trabajo incluso fuera de la Estación Espacial y, en un futuro, puedan ser enviados a la Luna sustituyendo al hombre.

En palabras de John Olson, director del Departamento de Integración de Sistemas para la Exploración de la NASA, “este proyecto ilustra la promesa de una generación futura de robots que, tanto en la Tierra como en el espacio, no reemplazarán, sino que acompañarán a los seres humanos y les ayudarán en sus tareas”. Lógicamente, se pretende que éstas sean las más difíciles y peligrosas.

Como si del mítico y genuino R2D2 se tratara, el robot consta de cabeza, tronco y dos brazos con manos –en próximas versiones, contarán también con piernas- y pesa unos ciento cincuenta kilos.

Gracias a que cuenta con manos, el humanoide podrá utilizar las mismas herramientas que los investigadores y realizar muchos de sus trabajos. Debido a que aún no puede moverse, será ubicado para ayudarles en el módulo Destiny. Allí, sus ‘compañeros’ de la Estación Espacial monitorizarán sus labores para comprobar su utilidad y corregir posibles defectos.

Concretamente, se pretende observar su resistencia a las radiaciones y a las interferencias electromagnéticas. Y, a medida que se puedan realizar mejoras, los astronautas recibirán nuevas piezas y software para dotar al robot de mayores habilidades.

Todo ello, como decíamos, con objeto de que, en poco tiempo –aproximadamente unos mil días-, un modelo inspirado en él pueda ser enviado a la Luna como alternativa de bajo coste a la exploración espacial con astronautas.

La creación y desarrollo de R2 se inscribe en el Proyecto M, ideado por Stephen Altemus, jefe de ingenieros del Centro Espacial Johnson, en Texas, quién, ante los recortes de la Administración Obama a la investigación espacial a causa de la crisis, propuso esta posibilidad desde luego mucho más económica.

Fuente: Diario Científico.

Foto: R2D2: Edkohler en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...