Aprende a distinguir las fases de la Luna

La Luna es el único satélite que posee la Tierra y, pese a su cercanía en términos relativos (comparada con el Universo), aún no es mucho lo que la cultura popular conoce de ella. Desde nuestro planeta, podemos apreciarla en distintos tamaños e incluso no verla. Son las llamadas fases de la Luna que aquí explicamos.

La Luna es el único satélite que posee la Tierra y, a la vista de las distancias que existen en el Universo, se encuentra relativamente cercana a nosotros, que incluso nos hemos atrevido a visitarla.

Sin embargo, el conocimiento popular de ella aún incluye un fuerte componente mítico. Y la mejor prueba es la ingente cantidad de relatos de ciencia-ficción que se han escrito y continúan escribiéndose tomándola como inspiración.

Dibujo que reproduce las distintas fases de la Luna

Dibujo que recrea las distintas fases de la Luna

A ello, seguramente, ha contribuido el hecho de que, según la fecha del mes en que nos encontremos, la imagen que vemos de nuestro satélite cambia. Son las llamadas fases de la Luna.

Según la disposición en que se hallen el Sol, la Tierra y la propia Luna, la visión que tenemos de ésta varía debido a la diferente perspectiva que la iluminación solar nos brinda de ella.

El resultado son cuatro fases lunares que se van sucediendo periódicamente. La primera de ellas es el momento en que la Luna desaparece por completo de nuestra visión debido a que se encuentra entre la Tierra y el Sol. Es la llamada Luna nueva o Novilunio.

La órbita terrestre forma un ángulo de cinco grados respecto a la lunar. De este modo, cuando la Luna se halla entre la Tierra y el Sol, el hemisferio que nosotros podemos ver queda en la zona oscura y, por tanto, invisible a nuestra vista.

Pero, como nuestro satélite no permanece quieto sino que sigue su movimiento, a medida que se ejecuta el de translación, la superficie iluminada para nosotros aumenta y, en el plazo de una semana, nos ofrece una visión de la mitad de su hemisferio. Es lo que se conoce como Cuarto creciente.

Por el mismo motivo, la mitad que permanecía oscura va haciéndose igualmente visible hasta mostrarnos todo el hemisferio. Estamos en la Luna llena o Plenilunio y, en buena lógica, es la visión más completa que poseemos de nuestro satélite.

A continuación, comienza el proceso inverso: la Luna se va ocultando nuevamente hasta llegar a dejar visible para nosotros tan sólo la mitad de un hemisferio. Es el llamado Cuarto menguante.

Y, siguiendo con su movimiento, al final de la cuarta semana, desaparece de nuevo por completo de nuestra vista llegando a la situación inicial y comenzando de nuevo todo el proceso.

Por último y a modo de curiosidad, diremos que los aficionados a lo esotérico señalan que estas distintas fases influyen de modo significativo en la vida de las personas.

Fuente: AstroMía.

Foto: Fases de la Luna: Undertow 851 en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...