¿Cómo aliviar los síntomas de las varices?

Las varices son un problema al cual nos podemos enfrentar con distintos remedios, entre ellos el uso de productos medicinales especializados.

Por desgracia, hay muchos motivos que nos pueden llevar a sufrir varices a lo largo de la vida. El sobrepeso, tener una vida demasiado sedentaria, estar embarazadas o simplemente tener problemas de estreñimiento, nos pueden llevar a sufrirlas. Por ello lo importante es, si llegase a pasarnos, que estemos preparados y sepamos cómo tenemos que actuar para poder aliviar los síntomas.

Las varices son, por otra parte, uno de los problemas más comunes entre las personas, motivo por el cual hemos querido confeccionar esta guía en la cual os hablemos de lo que hay que hacer cuando comencemos a sentir los síntomas.

Utilizar un remedio eficaz

Desde que Venosmil se ha introducido en el mercado han sido muchas de las personas afectadas por las varices las que han podido mejorar su condición y disfrutar de mayor calidad de vida. Este medicamento tiene hidrosmina como principio activo, una sustancia que se ocupa de hacer dos cosas. La primera es lograr que los capilares que se ocupan del transporte de la sangre dispongan de un mayor nivel de resistencia, mientras que la segunda es la mejora en el tono de nuestras venas. El efecto de ambos factores es la mejora de los síntomas de las varices para que podamos estar mejor.

Sesiones de hidroterapia

Usar el agua como apoyo para que reduzcamos los síntomas también es una gran idea. Quizá no tengamos tiempo para dedicárselo, pero es importante que si queremos mejorar apliquemos una sesión por la mañana y otra por la noche.

La mejor forma de hacerlo es intercalando agua fría y agua caliente para que le demos a nuestras venas lo que necesitan a la hora de sanarse y encontrarse en mejor estado. Además, tengamos en cuenta que el movimiento del agua sobre nuestras piernas tiene que ser haciendo círculos y comenzando en los pies, subiendo poco a poco hasta que lleguemos a la zona de los muslos.

Medias de compresión

Esta es otra técnica que se usa de forma frecuente y que puede aportar buenos resultados. Si tuviéramos que elegir un solo método, nos quedaríamos con la crema para varices por su mayor tasa de eficacia y rapidez, pero no se puede decir que las medias no sean un buen recurso añadido.

El trabajo que hacen las medias consiste en ayudar a que la circulación de la sangre fluya de una forma más conveniente a través de los vasos para llegar hasta el corazón. No es algo que vayamos a notar en unos pocos minutos, pero con el tiempo, el uso de estas medias nos irá mejorando la situación de las varices. Por otro lado, las medias de compresión también son beneficiosas para que podamos evitar sufrir heridas o molestias adicionales.

Zapatos más adecuados

Uno de los problemas cotidianos para muchas personas reside en el calzado que utilizan. A veces no nos damos cuenta de que pasar demasiadas horas del día con un calzado que nos está pasando factura es algo que puede llegar a tener consecuencias negativas en nuestro cuerpo. Por eso lo que os recomendamos en este punto es que os aseguréis de que estáis utilizando un calzado que, ante todo, sea cómodo.

Esto significa que hay dos tipos de calzado que tenemos que descartar en todos los casos. Por un lado, los zapatos con tacón. Nos puede encantar utilizarlos, pero si nos encontramos en una fase crítica sufriendo varices, es mejor que los dejemos en el zapatero. Por otro lado, los zapatos planos, que tampoco beneficiarán a la circulación de nuestro cuerpo.

Aplicar un gel frío

Otro producto que podemos utilizar y que nos beneficiará para la lucha contra las varices es el gel frío. No pensemos que su nivel de efectividad es proporcional al de una crema medicinal, porque lo cierto es que se encuentra lejos de los efectos que se pueden conseguir de esa manera. Pero es una opción más a tener en cuenta y que nunca va mal saber que está ahí por si pudiéramos necesitarla.

Cuando apliquemos el gel frío lo haremos de la misma manera en la que usábamos el agua caliente-fría. Es decir, comenzando por los pies y subiendo con calma hacia los muslos. La aplicación tiene que ser poco a poco y con mucha suavidad, poniendo sensibilidad en la forma en la que estamos extendiendo el gel. Gracias a este remedio notaremos que la circulación mejora.

Tener una vida saludable

Pero lo más importante es que cambiemos los hábitos que nos han llevado a sufrir varices, dado que de esta manera nos estaremos asegurando de que en el futuro podríamos reducir mucho las posibilidades de volver a tener este tipo de problema. Movernos más, hacer ejercicio, adoptar una dieta más sana o, como decíamos antes, cambiar el calzado que utilizamos, podrían ayudarnos a que nuestra vida sea mucho más satisfactoria.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...