¿Qué versiones de La Bella y la Bestia se han visto en el cine?

Hacemos un repaso de las distintas versiones de La Bella y la Bestia que se han estrenado en cines.

La Bella y la Bestia en cine

Si al cine lo llaman el séptimo arte ¡por algo será! Y es que la gran pantalla a lo largo de los años nos ha regalado películas inolvidables. Son tantas las que podríamos nombrar que no nos daría tiempo a recopilarlas todas, pero hay una que destaca principalmente no solo por su belleza visual, sino también por el mensaje que lleva implícito. ¿Te suena de algo eso de “la belleza está en el interior”? Seguro que sí, y es que esta frase ha dado la vuelta al mundo en numerosas ocasiones gracias a la historia de La Bella y la Bestia.

Tal fue la popularidad de la misma que muchas han sido las veces que hemos podido ver su adaptación en el cine. Desde animación hasta interpretaciones libres e incluso algún que otro remake, este cuento de hadas nos ha hecho soñar y divertirnos en numerosas ocasiones. Ahora la historia ha vuelto a las salas una vez más con una versión de Disney de carne y hueso que toma de referencia la versión de animación de los años 90. No es la primera vez que vemos a la Bella y la Bestia en el cine, así que hoy haremos un repaso de las distintas versiones (las más importantes) que han pasado por las salas.

La Bella y la Bestia

En 1991 los estudios de Walt Disney grabaron una película de animación a la que pusieron por título La Bella y la Bestia. El largometraje se basaba en la historia que contaba Jeanne-Marie Leprince de Beaumont en su novela homónima. El director Kirk Wase y la guionista Linda Woolverten llevaron a cabo una versión más reducida del libro, pero la esencia era la misma: el amor más allá de la belleza.

Todos los que por aquel entonces éramos unos niños disfrutamos viendo cómo una jovencita de gran belleza y reputada inteligencia se enamoraba de un ser horripilante pero a la vez fantástico. Sus largos cuernos de bisonte, sus colmillos afilados, su altura descomunal y su mal humor no fueron un impedimento para que Bella se adentrara en su corazón y descubriera el interior humano de la Bestia. La rosa roja fue testigo de su amor y en su majestuoso castillo se fue fraguando una historia que acabaría en final feliz, convirtiendo a la Bestia en el príncipe azul soñado.

Amor, risas, luchas… pudimos ver de todo y es que ¿quién no se acuerda de ese famoso festín? ¿o lo presumido que era Gastón? Lumiére, DinDon,la Señora Potts, Chip… innumerables personajes que ya forman parte de nuestras vidas y que nos hicieron pasar una hora estupenda. La película de 1991 fue un gran éxito de taquilla, superando a otras tan conocidas que se estrenaron aquel año como Terminator 2. Además se convirtió en la primera película animada en lograr una nominación al Oscar.

Beastly

Aunque la novela de Leprince estaba ubicada en un pueblo francés del siglo XIX, no significa que esta historia de amor no se pudiera repetir en la actualidad. Ahora también existen personas con corazón que se enamoran de otras físicamente no tan agraciadas. La moraleja es la misma, la belleza está en el interior.

En base a eso se estrenó en 2011 la película Beastly, también conocida como El corazón de la bestia. De nuevo tenemos como protagonista a una chica dulce y simpática que no juzga a nadie por su aspecto físico. Pero esta vez no vamos a adentrarnos en lo más profundo de una aldea parisina, sino más bien en un instituto americano del siglo XXI.

Nuestro príncipe arrogante es Kyle, la Bestia (Alex Petyfer) el guaperas de la escuela que siempre va rodeado de amigos, tiene mucho dinero y se presenta como un líder que pisotea a todo el que se lo cruza por el camino. Kendra (Mary Kate Olsen) se topó con él y claro fue objeto de sus burlas de forma constante. La chica, con apariencia gótica, en realidad era una bruja que cansada de sufrir los ataques de Kyle decide hechizarlo convirtiéndolo en un ser horrendo, con una cara prácticamente desfigurada y a quien nadie se le quería acercar ¿nadie? No. Porque en una de las fiestas del instituto conoce a Lindy (Vanessa Hudgens), una chica que no proviene del mismo mundo que Kyle. Con problemas familiares y una gran humanidad, al final se da cuenta de que su verdadero amor es la “Bestia” tras haber estado un tiempo persiguiendo a otro chico sin mucho éxito.

La Bella y la Bestia (2014)

Como bien sabes, la Bella y la Bestia es una novela que se inspira en las aldeas parisinas de antaño y este es precisamente el escenario que vamos a poder contemplar en la versión de 2014. Se trata de una producción franco-alemana que vuelve a narrar la historia entre una chica joven y un monstruo. El largometraje se basa en la versión que hiciera en 1991 Walt Disney, aunque con algunas diferencias.

Aquí el padre de Bella es un mercader viudo que invierte su patrimonio en un negocio que termina por arruinarlo completamente. Sin dinero con el que vivir decide trasladarse al campo con sus seis hijos para comenzar de cero. Entre sus hijos se encuentra Bella (Léa Seydoux), una jovencita muy alegre y llena de curiosidades. Un día de tantos el mercader se va a pasear por el pueblo llegando hasta la puerta de un gran castillo, atraído por su aspecto decide entrar y le llama la atención una rosa roja. Tal era su belleza que decidió tomarla “prestada”, pero el dueño de la flor, la Bestia (Vincent Cassel), no tolera esta acción y lo condena a muerte. Su hija Bella impulsada por el amor a su padre se intercambia por él y cumple su condena junto a la Bestia en un castillo que descubrirá pronto que está lleno de magia y romanticismo.

La bella y la bestia (2017)

En pleno 2017 Bill Condon ha querido devolvernos la ilusión con un remake de la versión de 1991. La Bella y la Bestia vuelve a la gran pantalla en imagen real y por supuesto llena de fantasía con el característico sello de Disney. Emma Watson es la encargada de interpretar a la joven Bella, mientras que Dan Stevens hace el doble papel de Bestia malvada y de príncipe encantador. De nuevo podemos disfrutar de los festines de Lumiére (Ewan McGregor) o de las atenciones de la Señora Potts (Emma Thompson). Risas, aventuras, tristeza, alegría… una mezcla de sensaciones que nos hacen sentirnos como niños, pudiendo volver a nuestra infancia por unas horas.

La banda sonora que la acompaña es espectacular, dado que recupera las canciones de la película de animación para que tengamos la sensación de que la estamos volviendo a ver, pero con actores de carne y hueso y muchos efectos especiales. La expectación ante su estreno ha sido enorme y nosotros mismos hemos pasado unas horas entre nervios y emoción por ver lo que había conseguido Disney, que no suele decepcionar. El resultado es una de las mejores películas de 2017, al menos de momento, y la excelente adaptación animada de un clásico de la animación que ya tiene ahora un duro y serio competidor. Y ni siquiera la polémica por ciertos aspectos o los fantásticos añadidos de historia hacen que esta versión de La Bella y la Bestia decepcione.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...