¿Qué películas de Robin Williams son las más mejores?

Incluso años después de su muerte no olvidamos a Robin Williams, de quien repasamos las mejores películas en este artículo.

Robin Williams falleció en 2014, pero no le olvidamos. Cada vez que vemos una de sus películas en Netflix no podemos dejar de pensar en los buenos tiempos que nos hizo pasar gracias a su trabajo. De las lágrimas a las risas. Es fácil describir la carrera del fallecido Robin Williams porque ha sido un actor que lo ha hecho todo. Si bien el gran público quizá le conozca más por sus papeles cómicos, que han sido películas que han llegado a un sector joven, lo cierto es que Williams pasó muchos años dedicándose a un tipo de producción mucho más dramática. Fue cuando más premios y menciones se llevó, cargando con un peso principal en películas como Good morning, Vietnam, El club de los poetas muertos, Despertares, El rey pescador o El indomable Will Hunting.

Para recordar a este gran actor vamos a repasar las mejores películas de Robin Williams que consideramos esenciales en su carrera, seleccionando para ello 10 papeles tanto de comedia como de drama. Y hay que reconocer que es difícil quedarnos con solo diez interpretaciones de una carrera tan extensa.

Jumanji

Los muchos recuerdos que atesora el público de Jumanji la convierten en una de esas películas mágicas, que se pueden ver una y otra vez sin sufrir agotamiento. Nos encontramos a Robin Williams haciendo uso de una gran barba, casi como le vimos en los últimos años, y poniéndose al mando de una historia en la que prácticamente no faltaba de nada. Se estrenó en 1995 y aunque puede no ser la película que le llevara a la fama, sí que impactó de forma muy positiva entre la audiencia. Hizo historia y hoy día se ha convertido en una saga de éxito que no olvida sus orígenes.

Good morning, Vietnam

Una nominación a los Oscar aseguró que el trabajo que realizó Robin Williams en la película Good morning, Vietnam fue de auténtica categoría. Se estrenó en el año 1987 y fue habitual que los jóvenes de la época recitaran algunas de las frases más características de su personaje, Adrian Cronauer, un militar que amenizaba a sus compañeros con comentarios muy ácidos. El papel permitió al actor dar rienda suelta a esa locura y humor histriónico del que siempre hizo gala, pero siempre dentro del contexto de la historia.

Más allá de los sueños

La novela de mismo título de Richard Matheson se adaptaba al cine en una película que nos llevaba a un mundo de fantasía. En ella el personaje de Robin Williams muere, va al cielo y después tiene que intentar ayudar a su esposa, que por suicidarse acaba en el infierno. Todo con escenarios de gran atractivo y belleza orquestados bajo la dirección de Vincent Ward.

El club de los poetas muertos

¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán! Las escenas memorables de la película El club de los poetas muertos se cuentan a pares y es fácil entender que también recibiera otra nominación a los Oscar. Caracterizaba al profesor John Keating y solo pasaron 2 años desde que dejara huella entre la juventud de la época con la anterior película que hemos mencionado antes. Este nuevo papel volvió a impactar entre los espectadores y el recuerdo es tan fuerte que es una referencia habitual aún hoy día en la vida de las personas. Que el lema del film, correspondiente al final del mismo, se convirtiera en trending topic en redes sociales en el fallecimiento del actor, fue algo que se veía venir.

Noche en el museo

Llegamos al papel que en el año 2006 le introdujo en una franquicia de éxito: Noche en el museo. En el film caracterizó al presidente Teddy Roosevelt, siempre preparado para echar una mano al protagonista, el personaje interpretado por el cómico Ben Stiller. Recientemente terminó el rodaje de la tercera película de la saga, en la que suponemos que le veremos en un papel menor, aunque no menos relevante.

Hook (El capitán Garfio)

En el año 1991 Robin Williams hizo historia, ya que tuvo la ocasión de convertirse en el mismísimo Peter Pan, uno que sí había llegado a crecer. Permitió que Robin Williams trazara amistad con Steven Spielberg, quien tuvo palabras muy afectuosas tras fallecer el actor y le dio a Williams alas para llegar a otro tipo de público. La película fue un gran éxito de taquilla y recibió numerosas nominaciones, aunque en este caso el trabajo del actor no fue lo más destacado según la crítica.

El indomable Will Hunting

Y llegó el momento del éxito: con El indomable Will Hunting ganó un Oscar a mejor actor secundario y demostró lo que parte de la crítica había olvidado en los últimos años, que seguía siendo un actor con gran fuerza para el drama. Robin Williams tapó su lado más histriónico para proporcionar una de esas actuaciones que marcan a una generación y a unos compañeros de reparto, Matt Damon y Ben Affleck, que seguramente no le hayan olvidado. Esta película se estrenó el mismo año, 1997, que Flubber y el profesor chiflado, por lo que el actor estaba muy activo en una de sus épocas más doradas.

Flubber y el profesor chiflado

Con esta película de Disney, Robin Williams demostró el buen trabajo que hacía cuando trabajaba con este estudio en producciones familiares. La película recibió un fuerte apoyo del público y se convirtió en una propuesta muy recomendable para toda la familia, con una dosis de efectos especiales, ciencia ficción y con el actor bastante suelto para que interpretara a su aire. Es una de las películas del actor que más se repiten en la pequeña pantalla por lo magnética que resulta por muchas veces que la hayas visto, algo similar a lo que ocurre con Jumanji.

Señora Doubtfire, papá de por vida

La comedia continuaba en la carrera de Robin Williams, que en el año 1993 se ponía bajo el mando del reputado Chris Columbus (Solo en casa) para una divertida película. En ella tuvimos ocasión de ver cómo Williams pasaba por un complicado proceso de transformación mediante maquillaje hasta transformarse en una anciana de origen inglés. El director tenía una secuela en desarrollo que podría haber vuelto a contar con el trabajo del actor.

Aladdin

El perfil cómico de Robin Williams, habitualmente presente detrás de las cámaras, donde todos sus compañeros de profesión daban fe del dinamismo que aportaba el actor a los rodajes, se dejó explorar en la película Aladdin, de Disney. Se encargó de dar voz al Genio en uno de los mejores trabajos de voz que se recuerdan en el historial de las películas producidas por el gigante de la animación. Solo por su trabajo es recomendable ver, al menos una vez, este clásico animado.

Sabemos que nos hemos dejado muchos papeles interesantes entre las mejores películas de Robin Williams. Patch Adams, Happy Feet, rompiendo el hielo, El mejor padre del mundo, Insomnio, El hombre bicentenario o Hasta que el cura nos separe son solo algunos de sus otros trabajos interesantes. La única espina que le quedó clavada a Robin Williams fue la de no poder aparecer en una película de Batman como villano, algo que intentó a lo largo de los años y que por cosas del destino siempre se le negó. Posiblemente habría bordado el papel. Para terminar, os recomendamos ver el documental En la mente de Robin Williams, una auténtica maravilla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...