¿Qué es la Fontana de Trevi?

La Fontana de Trevi es un icono en pleno centro de la capital romana, una obra de gran belleza y símbolo del Barroco italiano, pero cuyos orígenes se remontan a la época del emperador Augusto.

fontana de Trevi

La monumental Fontana de Trevi, el Palacio Poli, por detrás, en pleno centro de Roma

Por estos días se ha conocido la noticia de que la mítica Fontana de Trevi, en Roma, será restaurada tras más de dos siglos y medio de vida, por un valor de 2,5 millones de euros. Esta fuente, recordada por muchos por el baño que allí protagonizó Anita Ekberg en ‘La dolce vita’, de Federico Fellini, ha acusado recibo del paso del tiempo.

La Fontana de Trevi es una de las obras maestras más memorables de Nicola Salvi: inaugurada en 1735, en el último tiempo ha tenido el desprendimiento de algunos fragmentos -de su lateral izquierdo-, por lo que el Gobierno romano ha decidido emprender esta restauración que buscará devolverle todo su esplendor original.

Esta fuente se ubica en el cruce de tres calles en la capital italiana y marca el punto final del Aqua Virgo, uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma. Se trata, sin dudas, de un verdadero icono de la ciudad y de su historia, además de ser una de los más bellos exponentes del barroco hoy en día en pie.

Su origen se remonta a principios de la era cristiana, cuando una fuente de agua pura fue localizada por técnicos romanos -según cuenta la leyenda, con la ayuda de una doncella-, en tiempos del emperador Augusto, a unos 22 kilómetros de la ciudad de entonces. Para traer el agua al núcleo urbano se construyó un acueducto (cuyas obras culminaron en 19 a.C.).

El construir una bella fuente al final de un acueducto era una costumbre típica romana, idea que fue retomada en el siglo XV, en pleno Renacimiento. Fue el Papa Nicolás V quien terminó por entonces de reparar el acueducto Aqua Virgo y construyó allí una simple pila, diseñada por el arquitecto humanista Leon Battista Alberti.

En 1730, ya con Clemente XII a la cabeza de la Iglesia, Nicola Salvi -en aquel momento, poco conocido- quedó a cargo del diseño de la nueva Fontana y de su ejecución: los trabajos se iniciaron en 1732 y terminaron en 1762, es decir, demandaron 30 años. De hecho, Salvi murió en 1751, antes de que concluyeran y nunca llegó a ver terminada su magistral obra, que la retomó tras su muerte Giuseppe Pannini.

Detrás de esta hermosa fuente se encuentra el Palacio Poli, toda una postal de Roma. El motivo central de la Fontana es el carro del dios Neptuno tirado por unos caballos que son guiados por tritones. Las estatuas de Abundancia y Salubridad, por su parte, son dos de las más importantes y se encuentran en los dos nichos laterales: fueron esculpidas por Filippo Della Valle.

Lo cierto es que esta monumental fuente, que hoy en día es punto de visita ineludible, es una de las obras barrocas más hermosas y sorprendentes, y no sólo por lo bello de su diseño y cuidado del detalle, sino también por otro factor: por el contraste que se da entre el tamaño monumental de la Fontana y el espacio reducido de la plaza en la que se encuentra, en pleno centro de la capital, muy cerca del Coliseo y el Foro romano, otros dos de los principales atractivos antiguos de la capital.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...