¿Qué es el poder para Michel Foucault?

La concepción de poder en el pensador Michel Foucault rompe con todos los esquemas clásicos con los que se había pensado al poder. A finales del siglo XX el intelectual francés aporta con su teoría nuevas maneras de observar al poder desde la sociología.

De esta manera para Foucault, el poder no puede ser reducido en una institución o en el Estado. Es decir, no puede localizarse ni geográficamente ni es encarnado por una persona o entidad particular. Para el autor, el poder es algo mucho más abstracto que circula constantemente dentro de la sociedad.

Es así que la «toma de poder» planteada por el marxismo no sería posible, ya que le ha quitado este carácter tangible y transferible al concepto. El poder no es más estimado entonces como un objeto que el individuo confiere al soberano, como lo estima la concepción contractual jurídico-política.

Sino que, para el autor, el poder es parte de una relación de fuerzas, una situación estratégica en una sociedad en un momento determinado. Es así que, el poder, al ser la consecuencia de relaciones de poder, está en todas partes.

El sujeto  ahora está atravesado por estas relaciones de  poder. Es decir que no puede  pensarse por fuera de ellas. Es esta la manera en que el poder, para Foucault, no sólo reprime, sino que también produce: produce efectos de verdad, y  produce saber, en el sentido de conocimiento.

A partir de aquí Michel Foucault define la existencia  de un biopoder que infiltra el derecho de vida y muerte. Este poder, se lo auto adjudicaba  el soberano con lo que pretendía transformar la vida en objeto utilizable por parte del poder.

Foucault describe  dos modos de biopoder que surgen en los siglos XVII y XVIII. En primer lugar aparece la técnica disciplinaria, dicha tecnología utiliza al poder de manera individualizante. De esta manera se funda  en el escrutar de los individuos, sus comportamientos y su cuerpo. El objetivo final es el de producir cuerpos dóciles y fragmentados.

La herramienta fundamental de esta técnica es la disciplina como instrumento de control del cuerpo social.  Las diferentes facetas de la disciplina son la vigilancia, control, intensificación del rendimiento, multiplicación de capacidades, emplazamiento, utilidad, etc.

En segundo lugar, aparece como  técnica de poder, la biopolítica. Esta tiene como objeto a poblaciones humanas, grupos de seres vivos presididos por procesos y leyes biológicas ( tasas de natalidad, mortalidad, movilidad etc). Son estos factores los que pueden controlarse, para  transformar el poder en  materialista y menos jurídico.

Fotografía:  glouglou2fois en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...