Cómo hacer pulseras con chapas

Si guardáis todas las chapas de refrescos que encontréis, podéis fabricaros vuestras propias pulseras. Es muy fácil y rápido y quedan muy bonitas.

Si mezclamos el gusto por la bisutería y la colaboración mediante el reciclaje, ¿de qué pensáis que puede tratar este post? La respuesta es de aprender a fabricar pulseras con chapas de refrescos. Normalmente, cuando tomamos un refresco, no pensamos que puede servirnos para reciclar alguna de sus partes, como la chapa y con ellas producir nuestra propias pulseras, por eso hoy queremos proponeros que empecéis a guardar las chapas.

pulsera con chapas

Chapa de la lata de refresco.

Cuando yo descubrí que se podía hacer esto, enseguida me puse manos a la obra y le pedí a mi familia que no tirasen las chapas cuando bebían alguna lata de refresco. Al principio me costó un poco reunir las que necesitaba, ya que utilicé veinte chapas para una pulsera. ¡Casi obligaba en mi casa a que se bebiera! Cuando las tuve, fui a comprar la cinta del color que quise, en este caso para ser la primera escogí un azúl oscuro y después busqué en la caja de costura de mi casa un botón del mismo color.

Al acabarla me la probé y me quedaba muy bien, pero pude mejorar mi técnica cuando seguí haciendo de otros colores. Con el tiempo, la gente sabía que yo guardaba las chapas y mis amigos empezaron a ayudarme a recolectarlas. Y más tarde, alguno de ellos empezó a pedirme que le hiciera una. Así, he conseguido guardar una gran cantidad de chapas para tenerlas disponibles cuando necesite hacer una pulsera.

Pero veámos qué se necesita para fabricarlas:

Chapas de refresco (más o menos veinte por pulsera, depende del tamaño de la muñeca, pero conforme vayáis poniéndolas, podéis probarla en vuestra muñeca para saber si continuar poniendo o parar).

Cinta de raso del color que prefieras (con medio metro bastará, por si acaso te falta. Cómprala de la menor anchura posible, sobre medio centímetro está bien, ya que debe caber por los huecos que tienen las chapas).

Un botón del mismo color que la cinta (que servirá como broche de la pulsera. Algunas personas hacen un nudo simple, pero os recomiendo el botón porque es más cómodo para poner y quitar).

Una aguja e hilo de coser (también del mismo color que la cinta que elijáis, para coser el ojal del botón y que la cinta no se suelte).

Tijeras para cortar la cinta según el tamaño que necesitemos.

Cuando tengas todo lo necesario, mira el siguiente video y sigue los pasos. Esperamos que te quede muy bien la pulsera y si no es así, siempre puedes volver a intentarlo.

Foto| tunguska

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...