Aprende a escribir poemas de amor

Los poemas de amor son una de las más bellas creaciones del género lírico. Y, aunque nos cueste creerlo, no es tan complicado escribir uno. Probablemente no nos saldrá como a Shakespeare pero, en cualquier caso, será un bonito regalo para nuestra pareja. Aquí explicamos cómo realizarlo.

Dentro del género lírico, los poemas de amor son una de sus más hermosas variantes. De hecho, algunos de ellos, como los de Shakespeare o Pedro Salinas, han pasado a la historia de la literatura como creaciones artísticas excepcionales.

Además, resultan una buena forma de expresar a nuestra pareja lo que sentimos por ella. Probablemente, pensemos que no seremos capaces de escribir uno pero, aunque no alcancemos la altura lírica de aquellos extraordinarios poetas, no es tan complicado. Para crear un sencillo poema de amor, basta seguir unos pasos. Aquí explicamos cómo hacerlo.

Retrato de William Shakespeare

William Shakespeare, de cuya pluma han salido algunos de los más bellos poemas de amor

En primer lugar, es recomendable escribir en prosa lo que vamos a tratar de expresar: qué sentimos la primera vez que vimos a nuestra pareja, cuándo nos dimos cuenta de que estábamos enamorados y cómo nos sentimos ahora con ella. Esencialmente, éstos son los tres momentos que se utilizan en este tipo de composiciones. Es importante que tratemos de condensar lo que hemos escrito. De lo contrario, nuestra composición será excesivamente larga.

Seguidamente, debemos buscar verbos que posean mayor expresividad y sustituir los que hemos escrito por aquéllos. Si, por ejemplo, reemplazamos ‘afectar’ por ‘impactar’, podremos comprobar que el texto resulta mucho más expresivo. Lo mismo podemos hacer con determinados adjetivos.

A continuación, buscaremos una alegoría o metáfora continuada para utilizarla en los tres momentos del poema. Es decir, expresar los tres tiempos de nuestro enamoramiento con una comparación romántica e ingeniosa. Debemos volver a escribir lo que habíamos redactado anteriormente en prosa utilizando este símil

Por último, leeremos el poema en voz alta para pulir las cosas que no nos gusten y, sobre todo, para marcar las pausas que deben hacerse al leerlo. Debemos tener en cuenta que, hoy en día, la poesía no es necesariamente rimada. Hay extraordinarios poemas de amor sin rima.

El aspecto externo también importa. Por ello, antes de entregarlo a nuestra pareja, es buena idea ponerle un bonito marco. Ya sólo nos resta regalarle el poema o leerlo ante ella.

Hay que tener en cuenta que algunas personas tienen mayor capacidad para la lírica que otras. Por ello, si no nos sale bien, no debemos preocuparnos. Una bonita frase sincera es mejor que cualquier poema. Además, siempre nos queda el recurso de regalarle la composición de un poeta conocido pero, en este caso, tenemos que poner el nombre del autor, no vaya a ser que lo conozca y, entonces, quedaremos en ridículo.

Fuente: Wikihow.

Foto: William Shakespeare: Marmaduke Percy en Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...