El peso y la herencia

En esta entrada veremos cuánto pesa la herencia genética a la hora de hablar de peso corporal.

¿El peso corporal depende del ambiente o de los genes? Esta pregunta generalmente tiene que ver con una discusión entre qué es natural y qué tiene que ver con la nutrición. Se puede pensar que si se heredaron genes ya sea para estar delgado u obeso o un término medio, ninguna dieta ayudará y por otra parte también puede asistirnos el pensamiento de que las personas tienen sobrepeso porque consumen muchas calorías. En los últimos años estas cuestiones se han respondido parcialmente. De hecho ambas llevan sentido común y además verificaciones al respecto. El segundo caso no hace falta dilucidarlo ya que si se come más se engorda, eso es un hecho, salvo accidente genético. Enfoquémonos en el primer caso, el de la herencia. Los especialistas vieron que una buena forma de descarte del factor genético era haciendo estudios a largo plazo con gemelos. En uno de estos estudios, se mostró que el tipo corporal, de magro a sobrepeso, estaba altamente correlacionado con los padres naturales de individuos adoptados y no con los padres adoptivos.

Imagen tomada de Flickr por mfodor

Esto es un fuerte indicio de que los genes que los individuos adoptados heredaron fueron más importantes que el ambiente o los hábitos alimenticios de la familia en la que crecieron. Dicho de otra forma, si los padres son magros, hay buenas posibilidades de que los hijos sean magros y si los padres tienen sobrepeso, los hijos tendrán más posibilidades de tener sobrepeso también. El estudio se hizo con 93 pares de gemelos idénticos que crecieron juntos en el mismo ambiente.



También se estudió a 218 pares de gemelos no idénticos que crecieron separados y 208 pares de gemelos no idénticos que crecieron juntos. Se encontró que los gemelos idénticos que crecieron separados, tenían una fuerte correlación en sus características de peso y altura. De hecho eran tan similares como los gemelos idénticos que crecieron juntos, lo que hizo que descartaran cualquier efecto ambiental de las características de peso y altura. Estudiaron las diferencias de peso y altura entre cada uno de los gemelos (intra par) y la compararon con las diferencias entre otro par de gemelos (entre pares).

Lo que se demostró realmente con este estudio fue que los genes son responsables del 70 % de las diferencias en lo que la persona pesa. Esto fue cierto para todos los grupos de diferentes pesos y alturas entre adultos, pero tuvo muy poca o ninguna correlación entre niños. Por otra parte, se hizo otro estudio con un grupo más reducido, de tan sólo 12 pares de gemelos idénticos. Este segundo estudio fue hecho dentro del rigor de las mediciones de un hospital con todo muy bien controlado. Los gemelos fueron alimentados con 1000 calorías al día más de las que generalmente necesitaban durante seis días a la semana por un período de 14 semanas. Esto significó un total de 84 días de sobrealimentación, lo que nos da un total de 84 000 calorías extras. Encontraron que cada gemelo tenía la tendencia a tener el mismo cambio en peso y composición corporal que su gemelo, pero entre los diferentes pares de gemelos hubo grandes diferencias. El aumento de peso promedio a lo largo del estudio fue de 8.1 kilos y el rango fue de 4.3 a 13.3 kilos. La actividad física y todos los aspectos del estilo de vida estuvieron controlados dentro del ambiente hospitalario para que todos los gemelos fueran tratados de la misma forma.

Imagen tomada de Flickr por hijodelsanto

Hubo variaciones entre un gemelo idéntico y el otro gemelo idéntico, por lo que la genética no fue lo que dio la respuesta total, pero fue el factor más importante. Los gemelos no aumentaron mucho su nivel de grasa corporal, ya que el porcentaje promedio de peso corporal en grasa fue de sólo 11, 3 % antes de la sobrealimentación y aumentó a 17, 8 % después de ella. Además, en las comparaciones intra pares de gemelos, éstos tendieron a depositar la grasa en los mismos lugares, ya fuera en el abdomen o en el lugar que fuera. Esto significa que la distribución de grasa corporal en presencia de un aumento de peso estaba influenciada fuertemente por factores hereditarios. En base a estos estudios se concluye que el factor hereditario pone más peso en la balanza a la hora de determinar nuestro futuro peso corporal. Esto no significa que si nuestros padres son delgados, nos echemos a comer indiscriminadamente ya que el factor circunstancial también aporta peso a esa misma balanza. Además, llegado un punto de exceso de calorías que le damos a nuestro cuerpo, nuestro metabolismo cambia y tenderemos a engordar sin control.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...