Una bacteria intestinal devoradora de colesterol

Un equipo de investigación francés ha conseguido aislar una bacteria propia de los seres humanos capaz de devorar el colesterol. Aunque el estudio está en una fase previa es probable que con el tiempo pueda desarrollarse un principio activo capaz de estimularlas y acabar con el colesterol.

Un equipo francés acaba de definir una bacteria presente en el intestino humano capaz de destruir el colesterol, transformándolo en una molécula no asimilable. Se tenía conocimiento desde hace tiempo de esta actividad pero los científicos por fin han descubierto la bacteria que realiza esta importante función.

Situada en el colon, más de mil millones de congéneres bacterianos se dedican a transformar el colesterol en coprostanol, una molécula que el intestino asimila y que evacuamos de manera natural. Un equipo del laboratorio de Ecología y Fisiología del Sistema Digestivo acaba de darle nombre: Bacteroides dorei.

bacteroides-dorei.jpg

La hazaña no es un descubrimiento pequeño ya que se conoce esta actividad bacteriana de degradación del colesterol desde 1930. Pero nadie había conseguido aislar la especie bacteriana que causaba el proceso. Para la mayoría de las bacterias que viven en nuestro tubo digestivo, el oxígeno es un veneno y su cultivo es muy difícil. En el animal (babuino, cerdo y rata), esta actividad pudo asignarse a bacterias de la clase Eubacterium. Pero en el ser humano, se sabía solamente que esta actividad de degradación intestinal del colesterol varía de un individuo al otro.


El equipo de Philippe Gérard utilizó excrementos de una persona que presentaba un tipo muy elevado de coprostanol. Doce colonias bacterianas pudieron aislarse y cultivarse con una contribución de colesterol. En una ellas, este último se convirtió enteramente en coprostanol. El equipo pudo aislar la bacteria en el origen de esta actividad y determinar que pertenece a la clase Bacteroides, muy común en el intestino donde representa alrededor un 20% de las especies. El análisis genética habla de la especie B. dorei. Sin embargo esa es una especie ya conocida y que no acaba con el colesterol. Los investigadores han concluido que han aislado una particularidad, cuyo nombre será por el momento Strain D8.

Sus resultados acaban publicarse en el estudio Applied and Environmental Microbiology e indican que existen otras especies seguramente capaces deteriorar este colesterol.

¿Se puede esperar un nuevo anticolesterol? A corto plazo, la respuesta es no. En primer lugar porque sigue haciendo falta profundizar mucho más hasta localizar a los genes responsables de esta actividad a la vez que se identifican otras especies. También porque estas bacterias viven en el colon. Cabe la posibilidad de estimular en un futuro la acción de estas bacterias mediante la acción de un producto activo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...