Se encuentra una carta de Robert de Escocia a Eduardo II

La transcripción de una carta desconocida escrita por Robert Bruce de Escocia para el rey Eduardo II en octubre de 1310 se ha descubierto en un manuscrito de la Biblioteca Británica.

carta del rey robert al rey eduard

La carta fue incluida en un libro de recuerdos, poemas, historias, leyendas, recetas medicinales, crónicas y correspondencia recopilada por los monjes de la Abadía de Kirkstall en Leeds, Yorkshire, a principios del siglo XVI. La correspondencia fue aparentemente copiada de un dossier de cartas entre el rey Eduardo III de Inglaterra, el Papa Benedicto XII, el Papa Clemente VI, Felipe VI de Francia, John Stratford, el arzobispo de Canterbury, el emperador Luis de Baviera y el duque de Güeldres.

La carta de Bruce llega es más antigua que la demás correspondencia, que un catalogador del siglo XIX declaró que era de Robert II a Eduardo III. Cuando el profesor Dauvit Broun, de la Universidad de Glasgow, encontró la carta durante su investigación de la ruptura de Gran Bretaña con la independencia de Escocia, se dio cuenta de era imposible que la carta hubiera sido escrita por Robert II. El contexto era erróneo. Escocia e Inglaterra no estaban en guerra en 1375. Robert II y  Eduardo III habían firmado una tregua en 1370 que duró 14 años. La única forma en que esta carta tiene sentido si es si fue escrita por Robert I.

Edward II y un gran ejército, estaban en Escocia en octubre de 1310. Robert I había estado acumulando éxitos militares desde 1307, acosando a los británicos con guerrillas. Edward, acampó en Biggar, Sur de Escocia, con la esperanza de atraer a Robert en una batalla campal donde dominaban claramente sus tropas. Kildrum (hoy parte de Cumbernauld) era una ciudad a un día en caballo de Biggar. Por eso Robert, después de haber oído hablar de los movimientos del ejército de Edward, envió la carta en un intento por detener el avance británico en Escocia.

Con un ejército británico en su territorio buscando pelea, no es extraño que Robert tenga un tono conciliador en esta carta, dirigiéndose a Edward elogiándolo todo el tiempo. Al mismo tiempo, se trata de una conversación de rey a rey, Robert gobierna Escocia con la misma legitimidad con la que Edward gobierna Inglaterra. El reconocimiento de la independencia de Escocia es la premisa subyacente de la carta, pero a la vez que Robert ofrece reverencias y propone la paz, deja muy claros sus derechos como gobernante.

Octubre no era un buen momento para comenzar una campaña militar en Escocia. De hecho, en diciembre, Edward II envió negociadores a Robert I en Selkirk. Los historiadores suponen que Edward inició las conversaciones, pero que esta carta es la fuerte evidencia de que Robert cedió a que Edward entrara dos meses más tarde. Las negociaciones no fueron a ninguna parte. Una reunión de emisarios de Robert y Edward fracasó cuando Robert no se presentó, posiblemente por temor a una emboscada. En octubre, el temor a una fuerte invasión británica, hizo que tan sólo dos meses después de negociaciones en vano, Robert cediera a las condiciones de Edward.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...