¿Quién ha condenado a una bloguera por una mala crítica?

Caroline Doudet ha sido multada en Francia y tendrá que pagar 2500 euros como compensación por daños y por los pagos del juicio.

Mesa en un restaurante

Parece que no siempre es posible dar una opinión sobre algo de manera libre. Esto lo acaba de comprobar la bloguera francesa Caroline Doudet, que ha sido condenada a pagar una importante multa después de escribir una crítica negativa sobre un restaurante. Lo sucedido ha ocurrido en Cap Ferret y se puede decir que, en general, Doudet ha tenido mala suerte.

La crítica la publicó en su blog de un restaurante con el que no quedó nada satisfecha. El propietario del restaurante denunció a Doudet por lo que había escrito y al final el juez le ha dado la razón al dueño del negocio. El motivo por el cual el juez ha condenado a la bloguera es porque la crítica tiene demasiada presencia en los resultados de búsqueda de Google. O dicho de otra forma, aparece de forma instantánea cuando buscamos algo sobre el restaurante.

El propietario del restaurante, conocido como Il Giardino, dice que la crítica aparece en los resultados de Google en nada más y nada menos que la cuarta posición. Este posicionamiento está afectando mucho a la imagen de su local y no quiere que esto quede impune. Además, la sanción del juez posiblemente sirva de ejemplo para otros casos que se puedan producir, eso si los blogueros y blogueras deciden contenerse a partir de ahora, algo que tampoco debería ocurrir.

El juez ha hablado y criticado lo que escribió la blogera. Por ejemplo, ha dicho que el título del artículo no es apropiado y que deberá cambiarlo. El título original del artículo, traducido al castellano, decía lo siguiente: «El lugar a evitar de Cap Ferret: Il Giardino». Según la opinión del juez, el título debe cambiar y eliminar «lugar a evitar» del mismo. El pago al que se ha condenado a la bloguera es de 1500 euros como daños por la publicación del artículo, pero la bloguera tendrá que afrontar el pago de otros 1000 euros para pagar los costes del juicio.

Este es un precedente problemático que atenta contra la libertad de expresión de una forma muy seria. En Francia ya se han dado varios casos similares y lo que está ocurriendo es que se extienda el miedo entre los blogueros, que creen que ya no pueden decir lo que quieran de su puño y letra. Hay que decir que el blog de Caroline Doudet no tenía ánimo de lucro, por lo que no se escribió como herramienta publicitaria, ni nada similar. El post de la crítica ya se ha eliminado de la red, pero como siempre, Web Archive viene al rescate para que lo podamos seguir leyendo.

Vía: Web Archive

Foto: Alan Light

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...