¿Quién fue Jacques Vergès?

La trayectoria del abogado Jacques Vergès le definió como uno de los expertos en la defensa de figuras polémicas del mundo de la política.

El abogado del diablo

El apodo de “el abogado del diablo” no se consigue fácilmente, pero Jacques Vergès, nacido con el nombre original de Ubon Ratchathani en 1925, se lo ganó a pulso. Este polémico abogado francés nacido en Tailandia se caracterizó a lo largo de su conocida carrera por convertirse en la persona que defendió a personas muy poco queridas por sus actos. Fue quien representó al nazi Klaus Barbie y que también estuvo al cargo de la defensa de multitud de políticos.

Desde joven, con una infancia que estuvo marcada por la muerte de su madre cuando él todavía era muy pequeño, mostró una tendencia e interés hacia el mundo de la política. Estuvo dentro del partido comunista de Francia y ocupó un cargo en el Frente de Liberación Nacional de Argelia. Posteriormente llegó a ser jefe del gabinete del ministro de Asuntos Exteriores de Argel.

Entre sus logros fuera de los tribunales destaca la creación de la publicación Révolution africaine, a la cual seguiría posteriormente otra revista conocida como Révolution, esta vez con un tema maoísta. Pero sus principales momentos de reconocimiento público se llevaron a cabo en los tribunales, donde defendió, como decíamos, a figuras muy polémicas de todo tipo de sectores. Fue, por ejemplo, defensor de Djamila Bouhired, una terrorista con la que terminó contrayendo matrimonio.

Su clientela era particularmente compleja, lo que ayudó a darle a su carrera una notoriedad particular. Estuvo a la defensa de terroristas de ambos lados de la política y también defendió a criminales que causaron delitos graves. Cuentan los especialistas que han estudiado la carrera de Jacques Vergès, que era un abogado de pensamientos particulares, difícil de entender en algunos momentos y que se lo pasaba bien hablando sobre sus trabajos de forma que siempre despertara la polémica en los demás.

Jacques Vergès falleció el pasado 15 de agosto de 2013 a los 88 años en París, dejando a su paso la que se trata de una de las carreras en el mundo de la abogacía más extrañas. Él mismo reconoció en una entrevista que no tendría reparos en llevar a cabo la defensa de figuras políticas todavía más polémicas que las que había tratado, aunque para ello tendrían que reconocerse como culpables. Llegó a mencionar los nombres de Hitler y George Bush, lo que dejó una buena representación de su personalidad y costumbres laborales. Con su ausencia los criminales más polémicos pierden un aliado que participó en casos muy recordados.

Foto: dalbera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...