¿Quién fue el controlador aéreo que dio su vida para evitar un accidente?

El controlador aéreo Anthonius Gunawan Agung de Indonesia, dio su vida para que un avión pudiera despegar.

Despedida

Tras el devastador terremoto y posterior tsunami que asoló Indonesia recientemente, comienzan a conocerse algunas historias particulares de pequeños grandes héroes que con su vida consiguieron salvar la de cientos de personas. Es el caso del controlador de tránsito aéreo Anthonius Gunawan Agung, aclamado como un héroe tras conseguir que un vuelo de Batik Air despegara en medio de los temblores. Esta hazaña le costó la vida.

El joven controlador, de tan solo 21 años (apenas le faltaba un mes para cumplir los 22), se negó a dejar su puesto de trabajo cuando se evacuó la torre de control en Mutiara SIS Al-Jufrie Airport Palu. El viernes la tierra comenzó a temblar en indonesia debido a un temblor de magnitud 7,5 en la Escala de Richter. En ese momento los compañeros de Agung desalojaron el edificio, pero nuestro héroe se quedó atrás para comprobar que el avión despegaba con seguridad.

Una vez que el avión despegó, Agung saltó desde la ventana del cuarto piso pensando que la torre de control colapsaría por los temblores. La caída le provocó múltiples heridas internas y una pierna rota, pero fue llevado de urgencia al hospital más cercano.

El problema fue que a la espera de ser trasladado a otro hospital para recibir asistencia más especializada, Agung falleció antes de que llegara el helicóptero que debía trasladarlo. El joven es aclamado como un héroe por sus compañeros y jefes, que se han referido él en Twitter como “Anthonius el Grande”. Así mismo, Yohanes Sirait, portavoz de AirNav Indonesia (agencia supervisora de la navegación aérea) ha señalado en un comunicado que “sentimos un profundo desconsuelo, que Dios le dé a Anthonius el mejor lugar junto a él junto con otras víctimas del terremoto”. Por su parte, el capitán Ricosetta Mafella, piloto del vuelo de Batik Air en una publicación en Instagram le dedicaba estas palabras: “Gracias por mantenerme y protegerme hasta que estuve a salvo en el aire”.

Los restos mortales de Agung han sido traladados desde Palu a Makassar en el sur de la isla de Sulawesi a petición de su familia. Miembros del ejército, con uniformes de gala, portaron su féretro para rendirle un último homenaje. Desde toda Indonesia, que se recupera lentamente de este otro devastador terremoto y posterior tsunami, llueven los homenajes. Las cifras oficiales elevan a más de 800 personas el número de fallecidos, pero aún hay miles de desaparecidos por cuya vida se teme.

Vía: CNN

Foto: DasWortgewand

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...