¿Qué representa el inicio del solsticio de verano?

El solsticio de verano da la bienvenida oficialmente a esta época del año donde la playa y el calor son protagonistas.

Inicio del verano

Un año más vamos a poder disfrutar de un nuevo verano. Una época estival que ha sido tempranera, puesto que las altas temperaturas ya llegaron hace tiempo. La mañana del 21 de junio ha sido la fecha elegida por el sol para deleitarnos con su particular solsticio. Desde las primeras horas se podían ver en algunas partes del mundo cómo el gran astro se encontraba en lo más alto.

Con la llegada de este esperado solsticio despedimos la primavera, que este año ha sido diferente, y le damos la bienvenida al tan ansiado verano. Ya estamos un poco más cerca de las playas, los chiringuitos y las vacaciones. Se suele decir que el solsticio de verano coincide con el día de San Juan, donde se produce la noche más corta del año, sin embargo la realidad es otra. Es cierto que el día 24 de junio, en ocasiones, ha podido ser protagonista de este fenómeno de la naturaleza, pero lo normal es que el solsticio de verano se produzca entre los días 20 y 23 de junio. En esta ocasión, ha sido el 21 el número agraciado.

En el hemisferio norte damos paso a la época estival y por este motivo en las zonas más altas del ecuador tendrá lugar un día con muchas horas: el día más largo del año. La luz bañará esta parte del mundo por más tiempo. Esto se debe a que el Sol se encuentra en su parte más alta, aunque no es la única vez que podemos disfrutar de un solsticio.

Durante los 365 días del año el astro nos regala dos solsticios cada 6 meses. Uno ya lo conocemos, el de verano y del que ya estamos disfrutando, otro se produce en invierno. En concreto, el solsticio en esta época suele darse entre los días 20 y 23 de diciembre y al contrario que ahora en esa ocasión le decimos hola a la época más fría del año, cuando el Sol está en su zona más baja y ya se han caído las hojas de los árboles. Desde el 21 de junio y hasta el próximo 22 de septiembre, podremos disfrutar de la época más calurosa del año. Algo más de 93 días para que el Sol brille con más fuerza que nunca. Comienza oficialmente el verano.

Para la gran mayoría de nosotros la llegada del verano es símbolo de alegría, puesto que es una época en la que rompemos con la rutina y sabemos que estamos más cerca de las vacaciones. Sin embargo, también en esta época del año son protagonistas las altas temperaturas. A todos nos gusta tostarnos al sol y ponernos ropas veraniegas, pero a veces el calor puede llegar a ser sofocante.

Da comienzo el verano

Este año no va a ser para menos. Las altas temperaturas ya nos llevan acompañando desde hace tiempo y ahora prácticamente todo el país se encuentra sumido en una gran ola de calor. En la mayoría de España, los termómetros superan los 30 grados y en más de una región es habitual ver el número 40. Los abanicos, los aires acondicionados o las botellas de agua helada son imágenes protagonistas de estos días.

Pero no todo va a ser calor en esta época, también es en verano cuando podemos observar los mejores fenómenos. Es el caso de las fantásticas lunas llenas estivales. Con un cielo totalmente despejado lleno de estrellas, la Luna se mostrará completa por primera vez este verano el próximo 9 de julio, aunque también podremos disfrutar de ella el 7 de agosto y el 6 de septiembre antes de dar paso al otoño. También Venus será mucho más visible si tenemos la oportunidad de ver un amanecer, y Jupiter y Saturno serán dos puntos perfectos en las tardes de verano. Tendremos una lluvia de estrellas a final del mes de julio, llamada las Deltas Acuáridas y las Perseídas se darán cita en la noche del 12 de agosto.

Por su parte, la Luna nos eclipsará el 7 de agosto, mientras que el Sol hará lo propio el día 21 del mismo mes que podremos ver perfectamente en las últimas horas de la tarde. Con todo ello damos la bienvenida al verano y nos preparamos para uno de los momentos del año en los que mejor nos lo vamos a pasar y en los que seguro que necesitaremos ventiladores y aires acondicionados a destajo.

Como siempre recordamos, mucho cuidado con las altas temperaturas, con no estar hidratados de forma conveniente y con no prestar una correcta atención a la alimentación. Las personas mayores y los niños deben ser especialmente precavidos, dado que son muchos los casos que se registran de problemas provocados por el sol y las altas temperaturas. Por otro lado, también debemos ponernos crema solar y protector para evitar problemas relacionados con la piel. Cuantos menos riesgos suframos mejor disfrutaremos del verano y de todo lo bueno que nos proporciona.

Foto: Hansjill111

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...