¿Qué puede pasar si te bañas en una fuente de Roma?

Los turistas que viajen a Italia tendrán que tener cuidado y no bañarse en fuentes públicas para evitar multas.

Fuente italiana

Por su increíble patrimonio histórico y artístico Roma es una de las ciudades más visitadas por los turistas a lo largo del año. Pero aunque esto puede ser beneficioso para la economía de la ciudad, también la perjudica. Algunos turistas no cuidan demasiado el patrimonio de Roma y por eso el Consistorio de la capital italiana, encabezado por Virginia Raggi, ha impuesto una nueva Ordenanza Municipal en la que se establece una multa por valor de 240 euros a todos los que se bañen en alguna de sus fuentes o hagan un mal uso de un monumento histórico.

El Ayuntamiento de Roma ha sido claro: en la época estival el número de turistas aumenta considerablemente y la ciudad se ve afectada por esta masificación. Además, muchos de los visitantes no respetan ni cuidan el patrimonio artístico de la capital, llegando a hacer actos vandálicos u obscenos.

Así ocurrió hace unos meses cuando un español decidió darse un baño en la famosa Fontana di Trevi completamente desnudo ante los ojos de muchos espectadores. El hombre fue detenido y multado con 450 euros, aunque no era la primera vez que era protagonista de una acción así, puesto que hizo lo propio en lugares tan conocidos como el Museo del Louvre, el National Gallery de Londres o incluso en el Museo de los Uffizzi de Florencia.

Pero la Fontana también fue el lugar elegido por una mujer alemana de 60 años y otra procedente de Dinamarca de 25, que para combatir el calor veraniego también tomaron un baño en la histórica fuente romana. Además de la prohibición de los baños en estos lugares públicos, en la Ordenanza también se prohíbe comer, beber, o sentarse en otros monumentos artísticos de la ciudad. Son 40 los lugares de interés turístico que se ven expuestos a estas nuevas medidas, como es el caso de la Fuente de los Cuatro Ríos de Piazza Navona, la Fuente de los Leones Capitolinos o la de Neptuno.

Aunque el Ayuntamiento no descarta tomar más medidas en el asunto, ya que baraja la posibilidad de limitar el número de visitantes en ciertos lugares, de momento esta prohibición ya se ha puesto en marcha y la Ordenanza estará vigente hasta el próximo 31 de octubre, fecha en la que empiezan a disminuir las visitas turísticas. Por el momento, la cifra de la multa es de 240 euros, aunque esta cantidad puede aumentar dependiendo de las situaciones que se vayan dando durante el verano.

Foto: skylark

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...